El inventor y explorador suizo, además de profesor de física en las universidades de Zurich y Bruselas, Auguste Antoine Piccard, inspecciona junto a su ayudante, Charles Kipfer, la "góndola" con la que realizaría el primer ascenso de un ser humano a la estratosfera terrestre: una cápsula de aluminio esférica presurizada que un globo elevaría a la atmósfera.

Piccard alcanzaría esta capa atmosférica en diversas ocasiones, la primera de todas ellas el 27 de mayo de 1931, alcanzando los 15.971 metros de altitud. Algunas de las declaraciones del científico serían recogidas en la edición del mes de agosto del mismo año en la revista Popular Science, en la que describió que a dicha altura la Tierra "lucía como un disco plano con los bordes levantados", y que "al nivel de 10 millas, el cielo mostró un azul profundo y oscuro".