"Un elefante africano ha muerto por causas naturales, posiblemente a causa de la vejez", explica Roie Galitz, el autor de esta imagen. "Una manada de leones lo encontró y disfrutó de la gran fiesta. De repente, una joven leona, de solo 7 meses, se acercó al elefante y comenzó a moverse a su alrededor, moviéndose entre las patas delanteras de este haciendo que parecieran un abrazo".

"Una de las cosas que más me gustan de la imagen, además de la composición y la iluminación, es la experiencia del espectador con la imagen, que es bipolar", cuenta el fotógrafo. "Me gusta ver la reacción de las personas a esto, cuando primero responden con un 'ohh, se están abrazando' y después de unos segundos se dan cuenta de que algo más está pasando. Este tipo de compromiso crea una relación interesante con la fotografía".

Fotografía galardonada con el segundo premio en la categoría Animal Portrait de la competición Nature Photographer of the Year 2021