En verano, la trucha toro hace un viaje de 80 kilómetros río arriba desde el lago Koocanusa para desovar en la cuenca fluvial del río Wigwam, en la Columbia Británica. Las aguas frescas y cristalinas con fondo de grava suelta contienen unos 2.000 nidos de trucha toro, una de las concentraciones más elevadas del mundo.