Un basilisco verde, también conocido como basilisco de doble cresta, se desplaza sobre la superficie del agua de un lago en Santa Rita, Costa Rica. Esto es posible gracias a unas membranas que posee entre los dedos de los pies, lo que a su vez los convierte en excelentes nadadores.