Semanas negras

Barcelona, España

Barcelona, España

Foto: Emilio Morenatti / AP

Un trabajador de la morgue de un hospital en Barcelona transporta una camilla con cuerpo de una de las víctimas del COVID-19, que en España ya se cuentan por decenas de miles. Después de reducir con éxito el registro de muertes diarias desde las más de 900 del mes marzo a un solo dígito en julio, el país ha experimentado un repunte constante que ha vuelto a elevar los fallecimientos diarios por encima de los 200 durante este mes de noviembre. Debido a las consecuencias fatales del repunte, los "recolectores de cadáveres" han vuelto a circular por hospitales, hogares e instalaciones asistenciales. En una declaración a Associated Press, como parte del reportaje que acompaña a la serie del fotógrafo Emilio Morenatti a la que pertenece esta instantánea, Róman Ibañez, transportista de cadáveres de 38 años de edad y quién lleva involucrado en la profesión desde hace más de 14 años declara, recordando las semanas más oscuras, cuando la empresa pasó de recoger de 50 a más de 200 cadáveres diarios que: " fue algo completamente loco. Llegó un punto en que no sabía lo que estaba haciendo. Nunca te quitabas el traje. Fue caótico”.

Compártelo