Los camaleones son rápidos y precisos para atrapar a sus presas con la lengua, que es pegajosa y puede extenderse hasta el doble de su longitud corporal. Sin embargo, el "secreto de su éxito" radica en la punta de la lengua, según relata el fotógrafo Dhruv Shilpi, de 53 años, quien tomó estas imágenes cerca de un bosque en Vijaynagar, India.

En esta zona, los camaleones tienen un espeso revestimiento de mucosidad similar a la miel, que actúa como un potente adhesivo: y contra esto, ni siquiera los insectos más ágiles son capaces de escapar.