Un pingüino que protege un huevo: eso es justo lo que la NASA ve en esta imagen creada a partir de datos combinados de los telescopios espaciales Spitzer y Hubble, que abarca partes visibles e infrarrojas del espectro.

Estas dos galaxias son conocidas colectivamente bajo el nombre Arp 142, y ambas se están acercando lentamente debido a una atracción gravitacional mutua. Se cree que esta misma fuerza es la que ha deformado a la galaxia pingüino (en realidad se llama NGC 2936), que probablemente antes era una galaxia espiral normal.

Eventualmente, estas dos galaxias se fusionarán para formar un solo objeto, y sus dos poblaciones de estrellas, gas y polvo se entrelazarán: el pingüino y su huevo serán uno.