Un pepino de mar -Holothuria fuscopunctata- de medio metro expulsa miles de óvulos para que se los lleve la corriente. Estos parientes de las estrellas de mar, cubiertos de papilas sensoriales protuberantes, desovan masivamente, lo que aumenta sus probabilidades de éxito reproductivo.