El que aparece en esta imagen con cara de sorpresa es un ave de la especie nyctibius griseus, también conocido, según la zona geográfica, por nombres como pájaro estaca, nictibio, potoo o pájaro fantasma. Nativo de Centroamérica y Sudamérica, su hábitat se extiende por bosques abiertos y sabanas, desde Nicaragua hasta el norte de Argentina. Se trata de un ave insectívora que por lo general caza a sus presas por la noche valiéndose de una posición elevada en el dosel del bosque. Durante el día es muy difícil de identificar, ya que haciendo honor a su nombre, suele pasar las horas de luz inmóvil en las ramas de los árboles, con los cuales se mimetiza a la perfección. Por la noche, sin embargo, es posible averiguar su posición por el reflejo amarillento de sus grandes ojos o por su peculiar canto, que lejos de parecerse al de un pájaro, se asimila más a un quejido humano que progresivamente disminuye en intensidad y volumen.