El oso pardo es la especie de oso más extendida de nuestro planeta. Vive en Norteamérica, Europa y Asia. Algunos de los especímenes más grandes se encuentran en la Columbia Británica y en Alaska; es en este último lugar, donde Mark Kostich se encontró con los dos protagonistas de nuestra imagen (en el Parque Nacional Katmai).

Los osos pardos son depredadores y ocupan la cima de la cadena trófica, aunque la mayor parte de su alimentación es, en realidad, a base de frutos secos, bayas, fruta, hojas y raíces. Pero para el desove estival, los salmones remontan los ríos y los osos acuden puntuales a los festines. 

El pescado les suministrará la grasa que necesitan para pasar el invierno. En otoño, un oso pardo puede comer hasta 40 kilogramos de comida, y antes de hibernar puede pesar el doble que en primavera.