Las extremidades de una araña de patas largas emergen su cuerpo parasitado por las esporas del hongo cordyceps.