La leyenda del lago del arcoíris

Lago Carezza. Tirol del Sur, Italia

Lago Carezza. Tirol del Sur, Italia

Foto: Javi Flores

Lago Carezza. Tirol del Sur, Italia

El lago Carezza es conocido por los oriundos del Trentino Alto Adige como "Lec de ergobando"; el lago del arcoíris en su traducción al español. Se trata de uno de los lagos más singulares de la región de los Montes Dolomitas. Cuenta una leyenda local que antaño en sus aguas habitaba una bella ninfa de dorados cabellos y preciosa voz de la cual un hechicero llamado Masare al escucharla cantar quedó locamente prendado de amor. Tal era la fascinación que sentía el hechicero por tan bella criatura que, tras numerosos e infructuosos intentos de secuestrarla, queriendo hacerla suya tuvo a bien solicitar los servicios de una bruja. Para ganarse su corazón, Langwerda, que se llamaba la bruja, le sugirió a nuestro loco enamorado que, disfrazado como un vendedor de joyas, pintara en el cielo un arcoíris para distraer a la hermosa moradora del lago. Siguiendo sus indicaciones así lo hizo, dibujando un arco de color en el cielo que atrajese la atención de la ninfa. No obstante, el hechicero se olvido también del disfraz que habría de ocultar su identidad, lo que provocó que la ninfa escapara para siempre. Tras su infortunado olvido dícese que el hechicero, lleno de angustia por el despiste que le costaría tan caro, rompió el arcoíris en un millón de pedazos que cayeron al lago y que por ello que todavía conserva sus colores.

Compártelo