Una enorme bandada de estorninos -Sturnus vulgaris- adopta casualmente la forma de una ballena sobresaliendo del agua en uno de sus típicos saltos, ante la presencia, según testigos oculares de un halcón peregrino -Falco peregrinus- que rondaba a su alrededor.

La pareidólica imagen fue tomada por el fotógrafo Paul Sawer en la Reserva Natural de RSPB Minsmere, en Suffolk, Inglaterra. Sawer explica que estos estorninos se unen al anochecer en una bandada que se mantiene durante un rato en el cielo mientras deciden el lugar perfecto del cañaveral en el que pasarán la noche. "Estos fenómenos se conocen como murmuraciones y el espectáculo es mejor en esta época del año, ya que la cantidad de estorninos aumenta debido a las aves que llegan del continente para pasar el invierno en el Reino Unido". En este punto en que hay más presas disponibles suelen aparecen los depredadores, dando lugar al adentrarse en la bandada para cazar, a formas en el cielo a veces inverosímiles. 

 

Más Sobre...
Aves