Una huella dactilar espacial

Wolf-Rayet 140

Wolf-Rayet 140

Foto: NASA/ESA/CSA/STScI/JPL-Caltech

Esta nueva imagen del telescopio espacial James Webb revela una visión cósmica formidable: al menos 17 anillos concéntricos de polvo que emanan de un par de estrellas. Ubicado a poco más de 5.000 años luz de la Tierra, el dúo se conoce colectivamente como Wolf-Rayet 140. Cada anillo se creó cuando las dos estrellas se acercaron y sus vientos estelares (corrientes de gas que soplan hacia el espacio) se encontraron, comprimiendo el gas y formando polvo. Las órbitas de las estrellas se acercan aproximadamente una vez cada ocho años, y como los anillos del tronco de un árbol, cada uno de estos anillos marcan el paso del tiempo.

Transformar gas en polvo es algo así como convertir harina en pan. Requiere condiciones e ingredientes específicos. El hidrógeno, el elemento más común que se encuentra en las estrellas, no puede formar polvo por sí solo. Pero debido a que las estrellas Wolf-Rayet arrojan tanta masa, también expulsan elementos más complejos que normalmente se encuentran en el interior de una estrella, incluido el carbono. Los elementos pesados ​​del viento se enfrían a medida que viajan por el espacio y luego se comprimen donde se encuentran los vientos de ambas estrellas, como cuando dos manos amasan la masa.

Vídeo: las mejores imágenes tomadas por el Telescopio Espacial James Webb

Más información

Las fotos tomadas por el James Webb