Esta imagen que parece la escena de un crimen, es en realidad fruto de un desafortunado accidente. La fotografía muestra a una iguana que, aturdida por el frío, cayó del árbol en que descansaba. La fotografía fue tomada en Florida, Estados Unidos, donde las temperaturas durante la última semana de diciembre han descendido por primera vez desde que se tienen registros hasta los 6ºC; todo un récord para la región según el Servicio Meteorológico Nacional en el Sur de Florida.

Esta caída de las temperaturas está siendo especialmente perniciosa para los animales de sangre fría como las iguanas, las cuales ven su metabolismo ralentizado por el frío, lo que en ocasiones les lleva hasta un estado catatónico,  de letargo o parálisis temporal que motiva su caída de los árboles. El fenómeno, conocido como falling iguanas, se está produciendo tan repetidamente que las autoridades de Florida han llamado a la población a extremar las precauciones cerca de los árboles durante estos días de frío.