En el cantón del Valais, corazón de los Alpes suizos, el teleférico más alto de Europa (3.883 m) traslada hasta Matterhorn Glacier Paradise, en la base de la inconfundible pirámide del Matterhorn o Cervino (4.478 m). Otra opción es tomar el funicular que también parte de Zermatt y sube al mirador de Gornergrat (3.135 m, en la foto), regalando panorámicas extraordinarias del Monte Rosa, el glaciar Gorner, el Matterhorn y muchos otros picos. Zermatt, donde solo circulan vehículos eléctricos, destaca por su oferta de esquí en invierno y de senderismo en verano (400 km de caminos). Merece la pena visitar el cementerio de los escaladores y el Museo Matterhorn, sobre todo este año en que se conmemoran los 150 años de la épica escalada de Edward Whymper.