Un futuro negro como el carbón

Kingston, Tennessee. Estados Unidos

Kingston, Tennessee. Estados Unidos

Foto: AP

Kingston, Tennessee. Estados Unidos

Ansol y Janie Clark posan en un monumento conmemorativo que el primero construyó cerca de la planta de combustibles fósiles de Kingston, en Tennessee, Estados Unidos. La empresa que la gestionaba fue responsable de un derrame masivo de cenizas de carbón en la 2008 que cubrió las comunidades colindantes y ensuciaron los ríos aledaños. La pareja explica que se trata de un monumento dedicado a los trabajadores que desde entonces han contraído diversas enfermedades, algunas fatales, y entre las que se incluyen la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, leucemia y cánceres de pulmón, cerebro, piel. Ansol Clark que condujo un camión de combustible durante cuatro años durante las tareas de limpieza, ahora sufre de una rara leucemia.

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?