Fluorescencia submarina

Anémona fluorescente

Anémona fluorescente

Foto: Jim Obester

Anémona fluorescente

En el canal Hood, en el estado de Washington, la luz estroboscópica permite al fotógrafo captar los tentáculos fluorescentes de un pólipo ceriántido, animal muy parecido a la anémona de mar. Esta fuente luminosa resulta muy útil para fotografiar el movimiento. Los ceriántidos son un orden de animales exclusivamente marinos, muy similares a las anémonas de mar, aunque estas últimas corresponden al orden Actiniaria. Son pólipos solitarios, con forma de tubo alargado y de cuerpo blando y cuentan con un anillo de tentáculos cortos cerca de la boca. Pasan toda su vida adheridos al sustrato marino, e incluso son capaces de excavar con sus músculos el terreno arenoso del fondo del mar. Actualmente existen alrededor de 100 especies, aunque el número exacto de géneros todavía objeto de disputa por la comunidad científica. Normalmente cuentan con entre 64 y 128 tentáculos, dependiendo del número de especie, que suelen utilizar para protegerse de los nudibranquios, sus principales depredadores.

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?