Un extraño despertar

The Stoat’s Game

The Stoat’s Game

Foto: Jose Grandío / BigPicture Natural World Photography Competition 2022

En las horas previas al amanecer de una fría mañana de invierno en los Alpes franceses, el fotógrafo José Grandío yacía quieto en la nieve, esperando que un armiño -Mustela erminea- emergiera de su madriguera. Había pasado los últimos días esperando de la misma manera, sin recompensa, pero su paciencia estaba a punto de ser premiada. Poco después de que saliera el sol, el animal salió a la luz pálida del invierno y procedió a ofrecer un espectáculo increíble. "Parecía estar jugando con la nieve fresca que acababa de caer, haciendo saltos repentinos y arrastrándose por la nieve", recuerda Grandío.

Los científicos han sido testigos de cómo los armiños participan en exhibiciones similares en muchas ocasiones, y se refieren al comportamiento como baile, aunque sus opiniones están divididas sobre lo que motiva estos saltos y giros. A veces, las danzas se realizan frente a un conejo o un pájaro grande en un aparente intento de confundir o distraer a las presas potenciales, una estrategia que ha demostrado ser efectiva en una serie de interacciones documentadas. En otras ocasiones, como fue el caso que Grandío fotografió, no hay ninguna presa a la vista, y la danza parece ser simplemente una expresión de júbilo. Una tercera hipótesis es que las danzas son en realidad una respuesta involuntaria a una infección parasitaria, ya que se sabe que los armiños son huéspedes de gusanos parásitos craneales.

Cualquiera que sea la interpretación del comportamiento, una cosa que los científicos han aprendido es que cuando se asocian con el ataque de un depredador, estas exhibiciones reducen el riesgo de lesiones al armiño, probablemente porque proporcionan un elemento de sorpresa. Tal beneficio podría reforzar el comportamiento, ya se tratara o no en origen, de un comportamiento intencional . En este caso en particular, el armiño saltó y bailó durante aproximadamente media hora antes de regresar a su guarida por el resto del día. Si bien el motivo del ímpetu de su energética exhibición no está claro, Grandío no puede evitar pensar que era "algo así como un juego para él", una respuesta alegre al placer de la nieve prístina.

Esta imagen fue publicada originalmente en bioGraphic, una revista independiente sobre naturaleza y conservación impulsada por la Academia de las Ciencias de California y socio del concurso de fotografía BigPicture: Natural World.

La rata armenia

Más información

La rata armenia