Elefante marino al fresco

Mirounga angustirostris

Mirounga angustirostris

Foto: Paul Nicklen

georgia12

Un elefante marino del Sur se refresca bajo una paletada de arena. El fotógrafo Paul Nicklen fue atacado mientras buceaba cerca de una colonia de cría. «Uno intentó aplastarme», dice, refiriéndose a un macho de cuatro toneladas. Utilizando la caja de la cámara subacuática a modo de escudo, logró escapar con sólo dos esguinces de muñeca. Hace dos siglos esos encuentros casi siempre eran mortales -para los elefantes marinos-, pero ya no: de ser una carnicería, Georgia del Sur ha pasado a ser un refugio.

Compártelo