Este gran oso grizzly -Ursus arctos horribilis- fue capturado en un maravilloso primer plano al pasar frente a una cámara trampa. En el Yukón, Canadá, un fenómeno único ocurre cada año: a los osos grizzly se les congela su pelaje, sin embargo permanecerán cazando hasta el mes de diciembre pese a que la temperatura puede descender de los 30ºC bajo cero. Esta fotografía fue tomada por una cámara trampa instalada a lo largo del río unos 2 días antes de una tormenta de nieve. La temperatura se situaba sobre los -15 °C, y el oso comenzaba a convertirse en un "oso de hielo".

Fotografía galardonada con el primer premio en la categoría: Camera Trap del certamen Nature TTL Photographer of the Year 2022