Un rayo colosal se lanza desde de una tormenta oceánica y atraviesa una corriente ascendente, dividiéndose finalmente en siete puntos de impacto separados. Captada a una distancia de 100 kilómetros, la base de esta tormenta está oscurecida por la curvatura de la Tierra.

Fotografía finalista en la categoría Landscape del certamen Australian Geographic Nature Photographer of the Year 2022

Más Sobre...
Tormentas