Un día como hoy, un 18 de junio de 1979, el presidente de los Estados Unidos, Jimmy Carter , y el jefe del Estado Soviético, Leonid Brezhnev, firmaron el acuerdo de desarme nuclear SALT II en Viena. 

El Acuerdo SALT II, también conocido como el Tratado de Limitación de Armas Estratégicas, fue un importante acuerdo bilateral entre los dos países que marcó un hito en el control de armas nucleares y fue el resultado de las negociaciones de los líderes de ambas superpotencias durante la Guerra Fría. El mismo ponía límite a la construcción de armamentos estratégicos y fijaba un número para los misiles intercontinentales (ICBM) y lanzadores de misiles instalados en submarinos (SLBM) que poseían la URSS y los EE. UU. También prohibía, prácticamente, el establecimiento de sistemas de defensa antimisiles.

Una de las disposiciones más destacadas del Acuerdo SALT II fue la limitación de la cantidad de lanzadores de misiles estratégicos. Ambas naciones acordaron un máximo de 2.250 lanzadores, lo que representaba una reducción significativa con respecto a los niveles anteriores. Además, se establecieron límites para el despliegue de cabezas nucleares en los misiles, buscando evitar una carrera armamentista descontrolada.

Aunque el Acuerdo SALT II fue considerado un avance importante en el control de armas nucleares, su ratificación enfrentó dificultades políticas en Estados Unidos. El tratado generó debates y controversias en el Senado estadounidense, y finalmente, debido a la creciente tensión entre ambos países, el presidente Jimmy Carter decidió retirar el tratado de consideración en enero de 1980.

A pesar de que el Acuerdo SALT II no fue ratificado oficialmente, se implementaron medidas informales para limitar la escalada nuclear entre Estados Unidos y la Unión Soviética. Estas medidas se mantuvieron hasta que, en 1991, el Tratado START I reemplazó al SALT II como el principal acuerdo de control de armas entre ambas naciones.

Más Sobre...
Contenido abierto