Las chimeneas de las hadas

Llamadas "chimeneas de hadas", estas caprichosas formaciones de arenisca fueron esculpidas por el agua y el viento hace millones de años

Formación de arenisca de Ah-Shi-Sle-Pah, Nuevo México

Formación de arenisca de Ah-Shi-Sle-Pah, Nuevo México

Foto: Harry Hayashi/ Getty Images

formación del arenisca de Ah-Shi-Sle-Pah, Nuevo México

Estas caprichosas formaciones de arenisca presiden el Área de Estudio de la Vida Salvaje Ah-Shi-Sle-Pah, en Nuevo México, una zona de badlands rica en fósiles. Llamadas "chimeneas de hadas", fueron esculpidas por el agua y el viento hace millones de años.

Algunos de los terrenos de esta zona forman parte de la Reserva Navajo, mientras que otros son pasto de prospecciones y perforaciones de pozos de petróleo y gas. Acantilados erosionados, barrancos y tierras baldías se alternan en este paisaje árido para dar lugar a unas formaciones rocosas de formas imposibles y colores variados, con tonalidades que varían en función de la altura, abarcando desde el marrón ocre hasta el blanco grisáceo de las colinas de barro que bordean el fondo del valle.

La diferencia entre las chimeneas de hadas y los pináculos, o agujas, reside principalemnte la diferencia de forma: las segundas cuentan generalmente con un grosor uniforme, que se va estrechando desde el suelo hacia arriba, mientras que las chimeneas varían completamente de tamaño y altura. Pueden ser igual de altas que una persona o alcalzar el tamaño de un edificio de 10 pisos.

En algunas regiones de América del Norte, reciben el nombre de hoodoos, cuyo significado es el de 'mala suerte'. Su nombre procede del culto vudú según el cual ciertas formas naturales poseen poderes mágicos.

Göreme y las "chimeneas de las hadas"

Más información

Göreme y las "chimeneas de las hadas"

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?