Cartografiando el permafrost

Extensión del permafrost entre 2003 y 2017

Extensión del permafrost entre 2003 y 2017

Foto: ESA

Extensión del permafrost entre 2003 y 2017

El permafrost desempeña un papel importante en el clima mundial y constituye uno de los componentes del sistema terrestre más sensibles al calentamiento global. Se trata del suelo que queda completamente congelado durante al menos dos años consecutivos y es especialmente común en altas latitudes, como Alaska y Siberia, y en altitudes elevadas, como en los Andes y el Himalaya. Según expertos del IPCC, desde los años ochenta las temperaturas del permafrost han aumentado hasta alcanzar niveles récord. Se teme que, en consecuencia, grandes cantidades de gases de efecto invernadero, sobre todo metano, podrían liberarse en las próximas décadas debido a su descongelación, lo que podría amplificar el alcance del cambio climático. De hecho, Josef Aschbacher, director del Programas de Observación de la Tierra de la ESA, afirma que: "se cree que la influencia del permafrost en el cambio climático está subestimada. Ahora, una serie de mapas recién publicados proporcionan nuevos datos sobre la descongelación del permafrost en el Ártico. Los datos, combinados con observaciones in situ, permiten al equipo del proyecto obtener una panorámica, mejorando así la comprensión de las dinámicas del permafrost y la capacidad de modelar su impacto climático futuro.

Compártelo