"Cuando es joven y verde, los pastores lo emplean como alimento para ganado. Cuando las flores caen y las hojas se secan, se utiliza para construir viviendas en áreas locales", relata Shafiul Islam, el autor de esta fotografía a orillas del río Teesta, en el distrito de Gaibandha, Bangladesh.

El fotógrafo habla del Kaash, nombre local que recibe la planta con la que se han construido estos grandes montones amarillos. Crece hasta tres metros de altura en suelo arenoso no cultivado al norte del país y es cosechado por los agricultores, que lo transportan en barcos para venderlo junto al río.