El camarón narval

Deep feelers

Deep feelers

Foto: Laurent Ballesta / Wildlife Photographer of the Year / Natural History Museum of London

En aguas profundas frente a la costa mediterránea francesa, entre corales negros de aguas frías, Laurent Ballesta, autor de esta imagen, se encontró con una escena surrealista: una vibrante comunidad de miles de camarones narval. Sus piernas no se tocaban, pero sí sus antenas exteriores excepcionalmente largas y altamente móviles. Parecía que cada camarón estaba en contacto con sus vecinos y que, potencialmente, se estaban enviando señales a través de una red de gran alcance. La investigación sugiere que tal contacto es fundamental para el comportamiento social de los camarones y el emparejamiento. En aguas tan profundas, a más de 78 metros de la superficie, el suministro de aire de Ballesta incluía helio para reducir el nitrógeno absorbido, lo que le permitió permanecer en profundidad por más tiempo, acechar a los camarones y componer una imagen de cerca. Contra el azul profundo de las aguas abiertas, flotando entre el coral negro plumoso, los camarones narval translúcidos se veían excepcionalmente hermosos, con sus rayas rojas y blancas, largas patas naranjas y antenas amplias. Entre los ojos bulbosos y acechantes de estos, flanqueados por dos pares de antenas, se encuentra un apéndice dentado en forma de pico que se extiende mucho más allá de sus cuerpos de 10 centímetros, del cual reciben su nombre.

Esta fotografía forma parte de una preselección de fotos elogiadas en el prestigioso certamen de fotografía de naturaleza Wildlife Photographer of the Year, organizado por el Museo de Historia Natural de Londres, y cuyos ganadores se darán a conocer el próximo 12 de octubre de 2021.

28 días bajo el mar

Más información

28 días bajo el mar