Un caleidoscopio en miniatura

Camaleón pantera -Furcifer pardalis

Camaleón pantera -Furcifer pardalis

Foto: Cordon Press

Este pequeño camaleón pantera -Furcifer pardalis- nació el pasado 7 de noviembre en el Zoo de Whipsnade, en el Reino Unido. El ejemplar, una pequeña cría de tan solo 3 centímetros de largo, fue fotografiado por los cuidadores del zoológico posando ​​sobre lápices y correteando por el dedo de uno los cuidadores tan solo unas horas después de que eclosionara su huevo.

El pequeño ha sido apodado "Titch" por los cuidadores, y esperan que muy pronto se le unan algunos de sus hermanos todavía no nacidos. El líder del equipo del Zoo, Alex Cliffe explica que "esta intrincada y diminuta criatura lo está haciendo muy bien, comiendo moscas de la fruta y explorando su entorno".

El pequeño camaleón ya puede cambiar su tono de piel de marrón oscuro a marrón claro durante la noche, pero en los próximos meses desarrollará su famoso cambio de color, que le permitirá convertirse en el caleidoscopio que son sus padres. La capa superior de la piel de un camaleón contiene dos capas de células especiales llamadas iridóforos, que, a su vez, contienen pigmentos y nanocristales. Estos nanocristales se encuentran en una variedad de tamaños, formas y arreglos que el camaleón puede alterar para reflejar la luz de diferentes maneras, lo que les permite cambiar de color.

"Controlan la disposición de los nanocristales relajando o excitando la piel, de modo que los cristales se acercan o se alejan" continúa Cliffe. “La gente piensa que los camaleones cambian de color para camuflarse, y aunque a veces eso es cierto, el papel principal de su increíble habilidad para cambiar de color está asociado con la comunicación y señalización social, o como una respuesta a cambios en su entorno, como la temperatura o la humedad".

Camaleones a todo color

Más información

Camaleones a todo color