Varias filas de autos estacionados aparecieron cubiertas por la primera nevada en un centro comercial en Moscú. Las temperaturas registradas aquel día de finales de noviembre, descendieron en la capital rusa hasta los -6 ºC durante el día, y los -10º C durante la noche.