Majed Ali vislumbró el momento en que un gorila de montaña cerró sus ojos bajo la lluvia. El fotógrafó caminó durante cuatro horas para conocer a Kibande, un gorila de montaña de casi 40 años. "Cuanto más subíamos, más caliente y más húmedo se volvía el ambiente", recuerda Majed. "Cuando comenzó a caer la lluvia refrescante, Kibande permaneció a la intemperie, pareciendo disfrutar de la ducha".

Los gorilas de montaña son una subespecie del gorila oriental, y se encuentran a altitudes de más de 1.400 metros en dos poblaciones aisladas: en los volcanes Virunga y en Bwindi. Estos gorilas están en peligro de extinción debido a la pérdida de hábitat, enfermedades, caza furtiva y alteración del hábitat causada por la actividad humana.

Fotografía galardonada con el primer premio en la categoría: Animal Portrait, de la Competición WildLife Photographer of the Year 2021