La belleza y la física en las alas de una polilla

Escamas de las alas de una polilla crepuscular

Escamas de las alas de una polilla crepuscular

Foto: Luciano Andrés Richino / Nikon Small World

Escamas de las alas de una polilla crepuscular

Esta espectacular fotografía del argentino Luciano Andrés Richino, una de las finalistas del último concurso Nikon Small World, muestra la belleza de las alas de una polilla crepuscular con un aumento de 20x. Los excepcionales colores y brillos de estas alas no se deben a pigmentos, sino a dos fenómenos físicos muy particulares. El primero de ellos es la iridiscencia: sus alas están cubiertas de escamas de cutícula en forma de cinta de modo que esta cutícula se reparte de manera desigual en ellas -algunas zonas tienen más capas que otras- y dejan lugar al aire. Las ondas de luz reflejadas en estas capas de cutícula y aire interactúan y se reflejan con mayor o menor intensidad en función de la zona, dando lugar a estos colores. Por otro lado se da el fenómeno de polarización de la luz, es decir, al ser las escamas planas por una parte y curvas en la zona exterior, la luz que impacta en una escama se rebota en un ángulo de 90º volviéndose a reflejar en la siguiente, lo que favorece el reflejo de diferentes colores.

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?