Claves para fotografiar el otoño

El otoño es una estación del año con un abanico cromático incomparable. Los amantes de la fotografía de paisajes podrán exprimir con sus imágenes el colorido entorno otoñal. Ya sea a 10.000 kilómetros de casa o en la montaña más cercana, el otoño es una de las mejores épocas para plasmar paisajes con cámara de fotos.

Otoño en el Parque Nacional de Ordesa.

Otoño en el Parque Nacional de Ordesa.

Foto: Miry Fidalgo

Para conseguir grandes fotografías otoñales no hace falta un equipo fotográfico de alta gama. Un cuerpo de cámara normal full frame, de formato completo, es la más utilizada por los paisajistas, debido a su mayor calidad en el archivo. En cuanto a los objetivos se pueden usar distintas lentes dependiendo del objetivo que se quiere conseguir. Normalmente un angular de 16 mm a 24 mm resultará idóneo para captar gran parte del paisaje, montañas y ríos. También será de gran utilidad llevar un tele o un zoom como un 70-200 mm o similar para extraer detalles otoñales.

En esta disciplina, donde el fin es el de plasmar el entorno y su ambiente, el trípode será una herramienta esencial. Dará estabilidad a la hora de tomar las imágenes y no limitará la creatividad del fotógrafo.

Las claves para conseguir fotos de rayos perfectas

Más información

Las claves para conseguir fotos de rayos perfectas

Filtros fotográficos

Es buena idea llevar un juego de filtros para fotografía. La cantidad de ellos depende de cada fotógrafo, pero hay dos que cubrirán un gran rango de problemas que surjan. El filtro polarizador será interesante usarlo prácticamente en todas las imágenes, satura los colores y quita reflejos indeseados, tan usuales en esta época del año por las lluvias constantes, entornos con agua o el rocío de la mañana. Otro filtro muy utilizado en paisaje es el ND, (Degradado Neutro) que filtra la luz que entra por la lente, reduciendo la intensidad lumínica sin modificar ni el color ni el contraste de la imagen. Será de gran ayuda para conseguir hacer un efecto seda en el agua y ríos de los paisajes, siempre que se use el trípode.

Para conseguir buenos resultados es interesante usar un diafragma cerrado, f/8 f/11, para obtener más profundidad de campo, cantidad de superficie enfocada en la imagen. Además, el ISO deberá ser lo más bajo posible (por ejemplo un ISO 200-100) para tener mucha calidad. Finalmente, la velocidad de obturación deberá ser baja, entre 1/30 o 15’ aproximadamente. De este modo se conseguirá un curioso efecto con las nubes difuminadas por el viento, el movimiento del agua del río, en lo que se conoce como "efecto seda" y que añadirá peso a los elementos de la fotografía, composición y mensaje.

Efecto seda en el agua utilizando una velocidad de obturación lenta.

Efecto seda en el agua utilizando una velocidad de obturación lenta.

Foto: Antonio Liébana

Fotografiar el otoño con un teleobjetivo

Las fotografías de detalle y extracción del paisaje con el teleobjetivo, de 100 mm a 300 mm ayudará a componer imágenes interesantes con curiosos colores y texturas. Igualmente, de cara a captar detalles, se puede utilizar un objetivo macro para realizar buenas fotos de setas, hojas, gotas…

Un ejercicio interesante es precisamente realizar la misma toma con distintas focales para observar las diferencias y así elegir la más adecuada para la fotografía que se quiere conseguir.

Extracción del otoño con un teleobjetivo.

Extracción del otoño con un teleobjetivo.

Foto: Antonio Liébana

Un recurso en la composición es seleccionar un patrón del paisaje, un elemento que se repite, por ejemplo unos arboles, y romper el ritmo con otro elemento diferente o igual pero de otro color. También es importante no olvidar la regla de tercios. Aplicándola, el fotógrafo deberá desplazar el elemento principal para que las líneas imaginarias guíen la mirada hacia los puntos de interés visual. En la naturaleza, los ríos, los caminos, senderos, arboles, son líneas que invitan visualmente a recorrer la imagen. Como norma general, esto ayudará colocar el horizonte en el tercio superior o inferior de la composición intentando no centrarlo, salvo que se busque la simetría.

Regla de los tercios y dirección de la imagen, una norma esencial para conseguir buenas fotos

Más información

Regla de los tercios, una norma sencilla para conseguir buenas fotos

Fotografiar con lluvia

Ir preparado para la lluvia es esencial en el otoño, cuando las tormentas son más habituales. Unas botas de agua, un chubasquero y un paraguas permitirán poder fotografiar en condiciones adversas. Actualmente los equipos fotográficos aguantan bastante bien el agua y las inclemencias del clima. Evidentemente, en caso de disponer de él, el paraguas cubrirá la cámara y el objetivo. Por norma general, las fotografías con el cielo nublado y lluvia, con un clima más extremo, es algo muy positivo y deseado para los resultados finales.

Además, con las botas de agua será posible cruzar ríos y arroyos además de permitir encuadres imposibles en caso de no disponer de ellas.

Por último, es muy importante al volver de la sesión fotográfica secar bien el equipo con una bayeta de microfibra o una toalla especifica para este fin y colocarlo en una superficie plana para que no queden restos de humedad en el cuerpo de la cámara y las lentes.

Combinación de tonos fríos y cálidos en la misma imagen.

Combinación de tonos fríos y cálidos en la misma imagen.

Foto: Antonio Liébana
Trucos para fotografiar aves en pleno vuelo, un reto fotográfico de altura

Más información

Trucos para fotografiar aves en pleno vuelo

Trucos para fotografiar el otoño

  • Llevar siempre el trípode nos dará la posibilidad de realizar fotos a velocidades más lentas.
  • El filtro polarizador hará desaparecer reflejos no deseados.
  • Utiliza un ISO bajo.
  • La composición en la fotografía de paisaje será determinante.
  • Capta el rango cromático del otoño.
Fotografías en movimiento, el secreto para congelar la acción

Más información

Fotografías en movimiento, el secreto para congelar la acción