Jaime Rojo lleva décadas trabajando en pro de la protección de los grandes espacios salvajes del planeta. Combina su pasión por la naturaleza salvaje con la conservación y la narrativa para crear proyectos que involucren al gran público en cuestiones medioambientales.

Miembro de la Liga Internacional de Fotógrafos de Conservación y consejero de WILD Foundation, ha sido galardonado en prestigiosos concursos de fotografía, como el World Press Photo o el Wildlife Photographer of the Year. Sus imágenes ilustran el reportaje de National Geographic “El vuelo de las mariposas monarca”, sobre los esfuerzos llevados a cabo por equipos de voluntarios para proteger a estos emblemáticos insectos. 

National Geographic: Cada año, millones de mariposas monarca emprenden una extraordinaria migración de hasta 5.000 kilómetros de distancia. ¿Cómo se prepara un fotógrafo de naturaleza para un reto como este?

Jaime Rojo: Para trabajar en proyectos fotográficos de gran escala resulta fundamental una buena investigación previa. Por ejemplo, para el reportaje publicado en el número de enero de 2024 de National Geographic he pasado más de 100 días trabajando en campo, pero casi un año y medio de preparativos, he hablado con personas expertas en el tema, gestionando permisos y leyendo mucho sobre la especie y su migración.

NG: La cobertura fotográfica de este tipo de reportajes suele requerir mucho material. ¿Cuántas fotos puede llegar a tomar en una misión? 

JR: Es difícil dar un promedio, pues depende mucho del tipo de proyecto. En el caso de las mariposas monarca estuve 103 días de trabajo de campo, en los que tomé unas 60.000 instantáneas en 26 localizaciones distintas, 4.500 de ellas en un solo día.

“Para este reportaje tomé unas 60.000 fotografías, 4.500 en un solo día.”

NG: No es la primera vez que realiza un reportaje fotográfico sobre este tema. En 2017, una instantánea suya tomada en el santuario de Michoacán tras una nevada histórica le valió el tercer premio World Press Photo en la categoría de naturaleza. ¿Cómo captó aquella imagen? 

JR: En aquel entonces todavía vivía en México. Recuerdo que estaba trabajando en otro proyecto en Oaxaca y vi las noticias de la tormenta de nieve en Michoacán. Sabía que iba a ser algo histórico, así que solicité un permiso fotográfico y me fui para allá sin perder un minuto. Me encontré una situación complicada, pues era un lugar de muy difícil acceso. Había ramas caídas por todos lados. Tuve que esperar un par de días hasta que me permitieron pasar y me pusieron en una cola con el resto de periodistas. Se acercaba mi turno y la luz no me convencía mucho, con lo que dejé pasar a varias personas para hacer tiempo. 

A última hora, con el sol muy bajo en el horizonte, vi la oportunidad. Un guarda forestal me acompañó por el único sendero transitable –el suelo del bosque estaba tapizado de mariposas que habían caído por la tormenta– y me dieron 5 minutos para hacer las fotos. Como no permitían el uso de trípode y había muy poca luz, muchas de las primeras fotos que tomé están movidas, pero me subí a una piedra y busqué un ángulo cenital. El sol se acababa de ocultar y eso era justo lo que estaba esperando. El bajo contraste del bosque en penumbra realzaba muy bien la textura de las mariposas, y así pude tomar esa foto. 

 

Mariposas en la nieve
©Jaime Rojo

Una multitud de mariposas monarca alfombra el suelo nevado del un bosque del santuario de El Rosario, en Michoacán tras una tormenta de nieve inusualmente intensa caída en marzo de 2016. La instantánea valió al fotógrafo de naturaleza Jaime Rojo el tercer premio del certamen  World Press Photo del año siguiente. 

NG: La mayor concentración de mariposas monarca del mundo tiene lugar en los bosques de oyamel del centro de México, donde se congregan para pasar el invierno. ¿Cómo se consiguen esas imágenes tan espectaculares de cientos de mariposas al vuelo?

JR: Es más difícil de lo que parece, porque se tienen que alinear muchos factores: la luz, el encuadre, y lo más importante, que muchas mariposas estén en el mismo plano de foco. El secreto está en saber encontrar el orden en el caos. Es un espectáculo tan impresionante que puede resultar abrumador. Con el tiempo, uno entiende mejor los ritmos y los patrones de movimiento, y así es mucho más fácil identificar las buenas situaciones fotográficas. También hay disparar sin parar. Cuando la cosa se pone a favor, no escatimo en fotos.

 

Agrupación de mariposas en un bosque de oyamel
©Jaime Rojo

Durante los meses de invierno, las mariposas monarca se agrupan en grandes aglomeraciones en los bosques de oyamel del centro de México. Estas concentraciones tan densas les permiten mantener la temperatura corporal durante las noches. 

NG: El cambio climático no solo está provocando un acusado descenso de las poblaciones de mariposa monarca, también está afectando a su comportamiento. ¿Cómo afectan estos cambios tan drásticos en el trabajo de un reportero gráfico?

JR: Según Chip Taylor, fundador de Monarch Watch y uno de los mayores expertos en la historia natural de la mariposa monarca, un impacto posible del cambio climático en la mariposa monarca es que dejaran de ser migratorias y se establecerán como poblaciones residentes en Estados Unidos y Canadá. Nuestro trabajo como reporteros gráficos es documentar lo que sucede y no nos queda más remedio que adaptarnos a las circunstancias. En la última década, el aumento de las temperaturas ha descolocado totalmente el calendario natural de muchas especies con las que trabajo. Y eso lo complica todo. No queda más remedio que adaptarse e improvisar, pero muchas personas intentamos ir un poco más allá, nos implicamos y tratamos de aunar esfuerzos para proteger las especies con las que trabajamos. 

“Hoy en día vivimos saturados de imágenes extraordinarias. Nuestro cerebro y nuestra conciencia se van anestesiando” 

NG: Desde que en 1976 se publicara en National Geographic un reportaje de portada en el que se desvelaron los patrones migratorios de la mariposa monarca, estos insectos se han hecho mundialmente famosos. ¿Hasta qué punto la fotografía ha contribuido a aumentar la concienciación ciudadana sobre estas mariposas? ¿Qué debe tener una imagen para captar la atención del público? 

JR: Las fotografías han ayudado muchísimo a construir una imagen de quienes somos, una especie de recuerdo visual de la historia de la humanidad. Creo firmemente en la fotografía como herramienta para el cambio social, pero hoy en día vivimos saturados de imágenes extraordinarias y nuestro cerebro y nuestra conciencia se van anestesiando. Cada día, una persona puede abrir sus redes sociales y darse un empacho de imágenes bonitas, pero para que una imagen trascienda y se vuelva memorable creo que debe reunir las siguientes características: estética, emoción y narrativa. 

  • Estética. No importa si estamos fotografiando algo duro o desagradable, pero la imagen debe tener belleza en la composición, la luz, el color, etc.
  • Emoción. Las mejores imágenes generan una emoción en el público. La ira o la tristeza son emociones muy fuertes, pero hay que emplearlas con cautela; la esperanza, la ilusión o la sorpresa también funcionan muy bien.
  • Narrativa. Las mejores fotografías cuentan una historia, no se quedan únicamente en el plano estético. Amamos las historias. Los relatos nos definen como sociedad, y son una herramienta muy poderosa para la fotografía.

Cuando se reúnen esas tres condiciones- algo que no es tan fácil- las imágenes pueden causar un gran impacto. 

NG: ¿Qué fue lo que le llevó a fotografiar mariposas monarca? ¿Cuál fue su primer contacto con estos insectos? Después de tantos años fotografiándolas, ¿todavía hay algo que le sorprende de ellos?

JR: A principios de 2004 me fui a vivir a México, un país cuya biodiversidad me fascinaba y del que había leído y estudiado muchísimo. En mi primer fin de semana libre quedé fascinado por las mariposas monarca. Desde entonces he visitado los santuarios más de 20 veces y siempre hay algo que me sorprende. Para una mente curiosa, la migración de la monarca ofrece unas posibilidades inagotables.

NG: ¿Qué consejos daría a un fotógrafo de naturaleza que esté interesado en cubrir las espectaculares migraciones de la mariposa monarca? 

JR: Los mismos que le daría para trabajar con cualquier otra especie: que se documente muy bien sobre la especie; que le dedique tiempo suficiente al trabajo de campo y que vaya con la mente abierta para descubrir cosas que no se esperaba. En un plano más técnico, le recomendaría una combinación de objetivos que vayan desde gran angular hasta un teleobjetivo de largo alcance, cámaras que tengan un buen rendimiento de ISO en poca luz. Finalmente, que pida con tiempo los permisos fotográficos necesarios, pues es un trámite que puede tardar mucho tiempo, pero que supone una gran diferencia para conseguir buenas fotografías.