La vida fluye en el río Cofio

El gobio común (Gobio gobio) es una de las especies de peces a las que ha favorecido la restauración de la naturaleza vinculada al río Cofio tras el desmantelamiento de la presa.

El gobio común (Gobio gobio) es una de las especies de peces a las que ha favorecido la restauración de la naturaleza vinculada al río Cofio tras el desmantelamiento de la presa.

Foto: F. Martínez Lanza / Age Fotostock

Según datos de WWF el 81 % de los hábitats y el 63 % de las especies de la Unión Europea presentan un estado de conservación desfavorable. Pero esa situación se puede revertir mediante la restauración de espacios naturales, una acción clave para mitigar la actual crisis de biodiversidad y climática. Así lo demuestra su reciente informe Nature restoration («Restauración de la naturaleza»), en el que la organización presenta siete casos de éxito en el continente europeo: la restauración del delta del Danubio, en Rumanía; las turberas de Estonia; los bosques boreales finlandeses; las marismas bálticas de Alemania; la reforestación del monte Parnés, en Grecia; la recuperación de peces en cooperación con los pescadores locales en Marsella, Francia, y un caso español: la demolición de la presa de Robledo de Chavela, erigida en 1968 sobre el río Cofio, en la sierra oeste de Madrid.

El gobio habita en los fondos de los ríos, donde se alimenta de larvas, insectos y moluscos, mide entre 10 y 15 centímetros de longitud.

El gobio habita en los fondos de los ríos, donde se alimenta de larvas, insectos y moluscos, mide entre 10 y 15 centímetros de longitud.

Foto: Paulo De Oliveira / Age Fotostock

En desuso desde 1990 debido a los problemas de calidad del agua causados por el vertido de residuos ganaderos, la presa fue desmantelada en 2014 tras vaciar el embalse, trasladar los sedimentos limpios para restaurar las riberas del río y guiar mediante trampas a la mayor cantidad posible de peces a zonas seguras. «Hoy, siete años después, la recuperación de la biodiversidad en la zona, aunque no es uniforme en todos lo tramos, es notable. En especial destaca el aumento de las poblaciones de truchas, barbos, bogas, gobios y cachos, constatado un año después de la demolición», afirma Alberto Fernández, Técnico de Programas de Aguas de WWF. También han proliferado los árboles de ribera y han mejorado las condiciones para anfibios e invertebrados en una zona que los ciudadanos han recuperado para pasear y observar las aves asociadas al cauce del Cofio.

Este artículo pertenece al número de Junio de 2021 de la revista National Geographic.

Cómo hemos deteriorado la Tierra en el último medio siglo

Más información

Cómo hemos deteriorado la Tierra en el último medio siglo