Editorial Mayo 2022: Bosques eternos

Actualmente, los bosques (sombreados en verde) cubren una tercera parte de la tierra firme: casi 40 millones de kilómetros cuadrados. Junto con otras zonas con vegetación, absorben cada año hasta un tercio del CO2 liberado por la quema de combustibles fósiles.

La medición de los árboles por vía satélite ayuda a los científicos a monitorizar la transformación de los bosques.

La medición de los árboles por vía satélite ayuda a los científicos a monitorizar la transformación de los bosques.

Infografía: Martin Gamache y Matthew W. Chwastyk, NGM. Fuentes: Índice de Integridad del Paisaje Forestal; Laboratorio Glad, Universidad de Maryland

Aunque los árboles no le impiden ver el bosque, Suzanne Simard se enfrentó en su día a duras críticas por su trabajo. Esta profesora de ecología forestal de la Universidad de la Columbia Británica refutó la teoría predominante de que los árboles de un bosque eran individuos aislados. Sus experimentos demostraron que los árboles coexisten en interdependencia y comparten recursos a través de redes subterráneas de las que dependen los ecosistemas. En este concepto se fundamenta este número.

Los bosques mantienen nuestro mundo en equilibrio. Son los «pulmones» del planeta, absorbiendo dióxido de carbono y exhalando oxígeno. Son el hábitat de innumerables especies. Y en un planeta que se calienta, son nuestra mejor oportunidad de sobrevivir.

Sin embargo, corren peligro. «Es mal momento para los árboles –dice el periodista Craig Welch en el primer artículo de esta revista–. La Tierra ha perdido una tercera parte de sus bosques en los últimos 10.000 años, la mitad de ellos desde 1900. Los talamos para explotar su madera, para hacer sitio a cultivos y pastos, para construir casas y carreteras». Las condiciones extremas asociadas al cambio climático también están acabando con los árboles en el mundo entero.

Pero no es tarde para remediarlo. El pasado otoño, más de un centenar de líderes mundiales se comprometieron a poner fin a la deforestación mundial antes de 2030. Es una señal alentadora.

En este número ponemos el foco en cómo los aborígenes de Australia renuevan sus tierras con la práctica ancestral de las quemas planificadas, presentamos estrategias que podrían ayudar a salvar los bosques y ofrecemos fotografías, gráficos y mapas, oportunidades para conocer y apreciar nuestros bosques.

Gracias por leer National Geographic.

----

Este artículo pertenece al número de Mayo de 2022 de la revista National Geographic.

Editorial Abril 2022: Contar historias que importan

Más información

Editorial Abril 2022: Contar historias que importan