Una diversidad de colores colosal

Los colores no solo sirven a los animales para destacar entre la multitud o protegerse de los depredadores. También desempeñan otras funciones, como al termorregulación o el filtrado de la luz ultravioleta. Un equipo científico ha analizado imágenes colibríes para determinar cuál es el secreto de su extraordinaria variedad cromática.

Extensa gama de colores

Extensa gama de colores

Imágenes de ocho colibríes macho de las 114 especies analizadas. De izquierda a derecha, en sentido horario: Panterpes insignis, Boissonneaua jardini, Heliodoxa aurescens, Lophornis ornatus, Juliamyia julie, Coeligena bonapartei, Schistes geoffroyi y Atthis ellioti.

Fotos: cecidas por Glenn Bartley, Wilmer Quiceno y John Cahill

Los colores tienen muchas funciones en la vida de los animales. Les sirven, por ejemplo, para la comunicación sexual y social y para protegerse de los depredadores, ya sea luciendo tonos y rasgos crípticos que les hagan pasar desapercibidos o, por el contrario, alertando de su supuesta peligrosidad mediante características y colores llamativos. También desempeñan un papel en la termorregulación y ayudan a filtrar la radiación ultravioleta.

«La coloración animal involucra una cascada de fenómenos físicos y biológicos que comienzan cuando la luz se transmite por el hábitat, incide en el cuerpo del animal e interactúa con los pigmentos y las nanoestructuras ópticas presentes en su tegumento (la capa formada por la piel y sus recubrimientos, como pelo, plumas, escamas, pezuñas…), para luego reflejarse de nuevo en el entorno», explica Gabriela X. Venable, investigadora del Departamento de Antropología Evolutiva de la Universidad Duke, en Estados Unidos. El observador captará esa luz, que, absorbida por sus pigmentos oculares, le permitirán percibir el color.

Las plumas de los colibríes engloban el 84,5 % de los colores presentes en todas las aves

Venable ha participado en una investigación sobre la gama de colores de las plumas de los colibríes. Tras estudiar 1.600 muestras de plumaje de 114 especies de colibríes (hay 340 descritas) pertenecientes a 68 géneros (de los 102 que existen), han averiguado que en estas pequeñas aves se encuentra el 84,5 % de los colores presentes en todas las aves. «Pueden lucir más del 30 % de los colores que son capaces de percibir», añade Venable. ¿El secreto de tal variedad? Unos filamentos laminares de las plumas, llamadas bárbulas, que alojan unas microestructuras que contienen melanina. La posición y separación de esas microestructuras permiten al ave descomponer la luz en una gran variedad de colores que cambian de tonalidad según la posición que adopte. ¡Una sinfonía de colores!

Este artículo pertenece al número de Octubre de 2022 de la revista National Geographic.