Las criaturas que regresan

En los años ochenta, la cantidad de pandas gigantes en China rondaba los 1.100 ejemplares. Ahora, tras décadas de esfuerzos centrados en la conservación, la especie ha salido de la lista de especies amenazadas. La preservación del hábitat, las ini­ciativas antifurtivismo y los avances en los programas de cría en cautividad pueden ser una tabla de salvación para los habitantes más amenazados de la biosfera. En 2019 un total de 10 animales escalaron puestos en la lista de especies en peligro que recopila la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Hay muchas más que necesitan ayuda, entre ellas, estas que los conservacionistas intentan salvar del abismo.

1 / 3
Rinoceronte de Sumatra: en peligro crítico

1 / 3

Rinoceronte de Sumatra: en peligro crítico

La caza furtiva y la acción del hombre han rebajado a menos de 80 el número de rinocerontes de Sumatra que quedan en el mundo, una caída de más del 70 % en los últimos 20 años. Para evitar su extinción, grupos conservacionistas –entre ellos National Geographic Society– han ayudado a reubicar especímenes en santuarios y monitorizar los últimos ejemplares salvajes de Indonesia. La cría en cautividad aviva la esperanza de que la especie pueda salvarse.

Foto: Joel Sartore

Tamarín de cabeza blanca: en peligro crítico

2 / 3

Tamarín de cabeza blanca: en peligro crítico

Este diminuto mono peludo vive únicamente en las selvas tropicales de Colombia, donde la agricultura y la urbanización han provocado un acusado declive de sus poblaciones en las últimas décadas. El Proyecto Tití quiere revertir la situación: de 2011 a 2018 la organización, apoyada por el Fondo Disney para la Conservación, protegió unas 5.600 hectáreas de hábitat, lanzó programas educativos y abrió nuevas reservas para incrementar la población. (Walt Disney Company es propietario mayoritario de National Geographic Partners).

Foto: Joel Sartore

Mariposa monarca: fenómeno amenazado

3 / 3

Mariposa monarca: fenómeno amenazado

El viaje anual hacia el sur de la mariposa monarca es uno de los acontecimientos invernales más espectaculares de la naturaleza. Hace unos 20 años su población empezó a menguar, quizás a causa del cambio climático y la destrucción de bosques. En 2014 Canadá, México y Estados Unidos formaron un grupo operativo para proteger la ruta migratoria de esta mariposa. Parece funcionar: en 2019 creció el número de ejemplares, y se hallaron en un 144 % más de superficie forestal que en 2018.

Foto: Joel Sartore

Por qué será una renovación

Más información

Por qué será una renovación

Este artículo pertenece al número de Abril de 2020 de la revista National Geographic.