Cotas sagradas

Los monasterios de Meteora son maravillas de la ingeniería. Te explicamos cómo disfrutar de estos parajes únicos enclavados en la roca.

Compártelo

Monasterio de Roussanou, Meteora

Monasterio de Roussanou, Meteora

Foto: Veselin Atanasov. NGM-MAPS

Los monasterios de Meteora son maravillas de la ingeniería. Encaramados en lo alto de peñascos de arenisca cuajados de celdas monacales en cada grieta, estos santuarios ortodoxos reflejan la soledad contemplativa ansiada por los monjes que los erigieron entre los siglos xiv y xvii. El más recoleto, el monasterio de Roussanou (izquierda), está habitado por 16 monjas y custodia reliquias de santa Bárbara, populares en la época medieval.

CÓMO LLEGAR

Durante siglos, la única forma de llegar a Roussanou y los demás monasterios de Meteora, en el centro de Grecia, era subir por escalas retráctiles o ser izado en el interior de un cesto de red. El acceso restringido fomentaba la permanencia de los fieles y dificultaba el acceso a los infieles. Una red de túneles, carreteras y escaleras abre hoy los templos a quienes estén dispuestos a coronar cotas tan elevadas. Contratar una visita guiada ayudará a entender mejor la historia de estos monumentos.

QUÉ ENCONTRARÁ

Dentro: la capilla de Roussanou está cubierta de frescos bizantinos del siglo xvi, desde los muros
al techo abovedado, con motivos de planetas, pavos reales y serafines. Se exhiben huevos de avestruz como símbolo de realeza, resurrección y custodia. Fuera: al cruzar la pasarela de acceso al monasterio, mire hacia abajo y observe el jardín privado, dice el experto en viajes George Kourelis. Eleve luego la vista en busca de águilas, halcones y buitres.

LOS ALREDEDORES

En torno a Roussanou hay 16 antiguas cuevas eremíticas (meta en la maleta las botas de montaña) y otros cinco monasterios habitados (de los 24 originales). El del Gran Meteoro alberga las calaveras de los monjes que vivieron en él, además de vibrantes pinturas y el horno panadero de la iglesia, que data del siglo XVI. La mayoría de las iglesias sufrieron deterioros en las oleadas de pillaje y guerras del siglo XX, pero se han ido restaurando.

Este artículo pertenece al número de Marzo de 2020 de la revista National Geographic.

PUEDE INTERESARTE EN NG VIAJES

Grecia

Compártelo