Frontera Entre Brasil y Guyana • Kenia • Yemen • Egipto • Inglaterra

Conservación

En un año lleno de dificultades, también dimos pasos alentadores hacia la preservación de tesoros naturales y culturales. Las iniciativas para salvar especies vulnerables, proteger los océanos y reconocer la importancia del pasado reflejan nuestras esperanzas, y nuestra humanidad.

23 de diciembre de 2021, 07:00 | Actualizado a

1 / 6
dfdfdsfdsff f53efe2d 717x477

1 / 6

25 DE FEBRERO - UNA CARRERA CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO

En una ambiciosa expedición de aventura y ciencia, Alex Honnold lleva a cabo el primer ascenso del Weiassipu, uno de los tepuyes o mesetas abruptas que descuellan sobre la selva en la confluencia de Guyana, Brasil y Venezuela. Millones de años de erosión han creado estos mundos de difícil acceso, donde las especies han evolucionado aisladas de sus parientes cercanos. Ahora que el cambio climático y la quitridiomicosis amenazan a los anfibios de todo el mundo, el herpetólogo y Explorador de National Geographic Bruce Means, con la ayuda de Honnold y de otros, lidera una búsqueda para identificar nuevas especies en la zona. El objetivo: comprender cómo se han adaptado estos anfibios a su ecosistema, antes de que desaparezcan.

Foto: Renan Ozturk

santuario-de-elefantes-de-reteti-kenia bdfe56bb 800x532

2 / 6

17 DE JULIO - SALVAR A LOS ELEFANTES, AYUDAR A LA COMUNIDAD

Santuario de elefantes de Reteti, Kenia. Meibae, una cría huérfana de tres años que vive en el Santuario de Elefantes de Reteti, en Kenia, se toma el biberón ayudándose de la trompa. Las crías se alimentaban de leche de fórmula para bebés humanos, pero como el confinamiento impuesto por el coronavirus dificultó que el personal se desplazase desde el remoto santuario hasta la ciudad de Nanyuki para comprarla, la sustituyeron por una receta propia elaborada con la leche de cabra proporcionada por los pastores de la zona. La nueva leche es nutritiva y más barata, y es una forma de que Reteti ayude a la economía local. Esta solución creativa estrecha los lazos entre los lugareños y los elefantes, fomentando su coexistencia pacífica.

Foto: Ami Vitale

el-veterinario-michael-njoroge-a-la-izquierda-del-servicio-de-fauna-salvaje-de-kenia-examina-a-una-hembra-de-guepardo-semiinconsciente-que-probablemente-fue-herida-por-otro-animal 7ad2643f 800x533

3 / 6

9 DE ABRIL - LA LUCHA POR SALVAR LOS GUEPARDOS

El veterinario Michael Njoroge (a la izquierda), del Servicio de Fauna Salvaje de Kenia, examina a una hembra de guepardo semiinconsciente que probablemente fue herida por otro animal. Cosmas Wambua (a la derecha), cofundador del grupo de conservación keniano Action for Cheetahs, y el guardabosques Ljalu Lekalaile se preparan para ayudar. El equipo pasó tres días tratando de salvar al guepardo, pero fue en vano. Los guardas la llamaban Nichole en honor a la fotógrafa y Exploradora de National Geographic Nichole Sobecki, que documentaba la grave situación del felino. En el medio natural quedan menos de 7.000 guepardos adultos, y los conservacionistas hacen lo imposible por sacar adelante a todos y cada uno de ellos.

Foto: Nichole Sobecki

los-invitados-a-una-boda-miembros-de-tribus-locales-leales-al-gobierno-de-yemen-acuden-a-tomar-fotos-a-las-ruinas-del-templo-de-awwam-actualmente-conocido-como-mahram-bilqis-en-marib 64f99836 800x533

4 / 6

12 DE JULIO - UN TEMPLO MILENARIO SIGUE EN PIE… POR AHORA

Los invitados a una boda, miembros de tribus locales leales al Gobierno de Yemen, acuden a tomar fotos a las ruinas del templo de Awwam, actualmente conocido como Mahram Bilqis, en Marib. Este templo milenario es uno de los monumentos más importantes que se conservan del reino de Saba, que gobernó el destino del sur de Arabia desde el siglo XI a.C. hasta el siglo III de nuestra era y que algunos historiadores han relacionado con la Saba bíblica. Estas ruinas, en el límite de la zona más disputada de Yemen, corren constante peligro mientras los rebeldes hutíes, respaldados por Irán, perseveran en su objetivo de hacerse con el control de Marib.

Foto: Moises Saman

el-rostro-adolescente-de-tutankamon-recibe-a-los-visitantes-del-museo-egipcio-de-el-cairo 9f50737a 800x599

5 / 6

3 DE JUNIO - UNA NUEVA VENTANA AL PASADO DE EGIPTO

El rostro adolescente de Tutankamón recibe a los visitantes del Museo Egipcio de El Cairo. Esta estatua a tamaño natural, que podría haber hecho las veces de maniquí para exhibir ropajes o alhajas reales, es uno de los más de 5.000 tesoros de la tumba del joven faraón que están restaurándose y preparándose para su exposición en el nuevo Gran Museo Egipcio, cuya inauguración está prevista para finales de 2022. Un equipo internacional de expertos del laboratorio de conservación del museo restaura un flujo constante de piezas procedentes de todo el país.

 

Foto: Paolo Verzone

stonehenge-construido-hace-unos-5000-anos-en-wiltshire-en-el-sur-de-inglaterra-se-sometio-a-las-primeras-labores-de-conservacion-en-1901 e688842f 800x600

6 / 6

23 DE JULIO - PRESERVAR UN MONUMENTO PREHISTÓRICO

Stonehenge, construido hace unos 5.000 años en Wiltshire, en el sur de Inglaterra, se sometió a las primeras labores de conservación en 1901. Una de las piedras sarsen se vino abajo con su dintel y generó un peligro de seguridad pública. El pasado septiembre se repararon grietas y se rellenaron juntas con mortero para estabilizar las piedras y protegerlas de la erosión. Dos meses antes, un juez había dictaminado que los planes de soterramiento de la autopista vecina –encaminados a reducir el tráfico y el ruido– no se ajustaban a derecho, por lo que se había suspendido un proyecto que muchos arqueólogos rechazaban al temer que destruyese vestigios aún ocultos. Para crear los efectos lumínicos de esta imagen, el fotógrafo Reuben Wu superpuso 11 exposiciones tomadas a lo largo de 30 minutos. 

Foto: Reuben Wu

RAYOS DE LUZ EN UN AÑO OSCURO

Cuando aquel grupo de 16 elefantes asiáticos empezó a desplazarse hacia al norte, nadie sabía a dónde se dirigía ni por qué. Al principio no se le dio demasiada importancia. A veces los elefantes salen de la Reserva Natural Nacional de Xishuangbanna, en la provincia sudoccidental china de Yunnan, pero siempre regresan.

Esta vez no.

Durante 16 meses se dedicaron a saquear cultivos, darse baños de barro y recorrer un total de 500 kilómetros en dirección norte hasta llegar a la capital de la provincia, Kunming, una enorme ciudad de ocho millones de habitantes. Por el camino saltaron a la fama mundial y pusieron en aprietos a las autoridades chinas. Los daños materiales que causaron rondaban el medio millón de euros, y no podía descartarse que en cualquier momento algún elefante embistiese a un humano curioso.

La respuesta expeditiva hubiera sido sedar a los enormes probóscidos y retornarlos a la reserva.

Pero ese plan entrañaba cierto riesgo para aquella manada, en especial para las tres crías. De manera que las autoridades decidieron movilizar a un grupo de emergencia para garantizar la seguridad de todos los implicados, tanto elefantes como humanos. Utilizaron drones para seguir todos los movimientos de la manada y toneladas de maíz, piñas y plátanos a modo de cebo para alejarla de las ciudades. Se valieron de vallas eléctricas, barreras viarias y nuevas sendas para encarrilarla por rutas más seguras. Al final toda esa batería de medidas movilizó a decenas de miles de personas y costó cientos de miles de euros.

En un año desgarrado por el cambio climático, los conflictos y la COVID-19, habrá quien opine que llegar a semejantes extremos para salvar a una familia de elefantes fue tirar el dinero. Otro tanto podría decirse de buscar una especie de rana desconocida en unas montañas que nunca se habían escalado, o de construir nuevos museos, o de rellenar con mortero las grietas crecientes de los megalitos prehistóricos de Stonehenge.

Pero conservar nuestro patrimonio natural y cultural –como también cualquier iniciativa que busque curar las enfermedades y acabar con las guerras– es una forma de fomentar el bien en el mundo. La fauniflora y los restos arqueológicos son tan importantes para nuestro bienestar como la salud y la paz. Son el telón de fondo ante el que se desarrollan nuestras vidas y nos ayudan a comprender nuestras propias historias. Proporcionan contexto a nuestra existencia. Son nuestro pasado, nuestro presente y nuestro futuro.

Y, de todos modos, no son alternativas mutuamente excluyentes. Como ha quedado demostrado en 2021, podemos proteger a los elefantes y desarrollar vacunas al mismo tiempo. Podemos estabilizar Stonehenge y enviar ayuda a las zonas catastróficas.

Las iniciativas de conservación han sido un rayo de luz en un año por lo demás sombrío. No significa esto que la crisis de la biodiversidad esté superada. Todavía se extinguen especies de animales y plantas a un ritmo alarmante; muchos ecosistemas siguen desmoronándose. Por no hablar del daño que sufren muchos yacimientos milenarios a causa de una larga lista de factores, desde el cambio climático hasta los bombardeos.

​No son alternativas excluyentes. Podemos proteger a los elefantes y desarrollar vacunas, estabilizar stonehenge y enviar ayuda a las zonas catastróficas.

Pero también hemos dado grandes pasos en la protección del patrimonio mundial. Hemos sacado el atún rojo de la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN. Nos hemos pensado mejor los planes de perforar un refugio ártico en busca de petróleo. Hemos visto cómo se devuelven a Iraq millares de piezas saqueadas y cómo el pueblo arrente del centro de Australia recupera sus objetos sagrados. Y hemos logrado convencer a una familia de elefantes de que pongan fin a su largo y peligroso viaje y regresen a su hogar.

Ver gráficos "Rescate marino"

«Ahora que 2021 llega a su fin, temo por el estado de la naturaleza, pero también siento esperanza», dice la Exploradora de National Geographic Gladys Kalema-Zikusoka, fundadora y directora general de Conservation Through Public Health. Su colectivo es una organización ugandesa sin ánimo de lucro que fomenta la conservación de los gorilas, la salud de las comunidades y los medios de vida sostenibles para las personas que viven en las inmediaciones de los parques y reservas nacionales.

«Tengo miedo, porque la naturaleza está cada vez más amenazada –dice–, pero también tengo esperanza, porque los patrones meteorológicos extremos que estamos experimentando y la conmoción de la pandemia de la COVID-19 [están] concienciando al mundo sobre estos riesgos y la necesidad de actuar al respecto».

En noviembre los elefantes habían vuelto a casa sanos y salvos, comunicaba la Administración Nacional de Bosques y Pastos de China. Aún no está claro qué los llevó a marcharse, pero una hipótesis apunta que el aumento de la población de elefantes de la provincia de Yunnan los obliga a expandir su territorio.

Podría verse como una buena noticia para esta especie amenazada. Pero la historia del viaje de esta familia de elefantes también pone de manifiesto otra cosa: que el mundo creado por los humanos y el mundo creado por la naturaleza están inextricablemente unidos, para bien o para mal.

----

Este artículo pertenece al número de Enero de 2022 de la revista National Geographic.

La sequía saca a la luz el dolmen de Guadalperal, el "Stonehenge" español

Más información

El dolmen de Guadalperal, el "Stonehenge" español