Lisboa

1 / 29
libreria LXFactory. Ler Devagar, una librería para perderse

1 / 29

Ler Devagar, una librería para perderse

Su decoración es llamativa. Pero no es lo  único que convierte a esta librería en una de las más singulares del mundo. En Ler Devagar, hay mucho más: un fondo de libros que parece infinito, el antiguo espacio industrial adaptado para los libros, las presentaciones que se hacen habitualmente, las exposiciones, las bellas esculturas de Pietro Proserpio, y la oportunidad de tomarte un té o un café o un bocado rápido mientras hojeas la última adquisición para tu biblioteca.

Foto: José Alejandro Adamuz

LxFactory. LX Factory en Lisboa

2 / 29

LX Factory en Lisboa

Junto al puente “25 de Abril”, en el barrio de Alcantara, se encuentra LX Factory. Se trata de una antigua área industrial recuperada en la que se concentran diferentes artistas y profesionales creativos, además de diferentes ofertas gastronómicas y de ocio. Un plan alternativo para los que buscan la cara menos turística de Lisboa.

Foto: AgeFotostock

Lx Factory LIsboa. Historia de LX Factory

3 / 29

Historia de LX Factory

Esta zona industrial nació a mediados del siglo XIX para ser la sede de "Companhia de Fiação e Tecidos Lisbonense", una de las mayores industrias de la época, y pasó por varios usos hasta su abandono. En 2008, en plena crisis económica, fue recuperada y reconvertida en isla creativa a partir de un proyecto liderado por la empresa Mainside Investments.

Foto: José Alejandro Adamuz

arte urbano-lxFactory. Un espacio de creatividad y arte urbano

4 / 29

Un espacio de creatividad y arte urbano

Uno de los rasgos más característicos de LX Factory es que cualquier espacio es bueno para el arte. Además de las galerías y talleres de artistas, recorriendo los espacios del reciento se encuentran diferentes murales, carteles inspiradores, y todo tipo de arte urbano de reconocidos artistas.

Foto: José Alejandro Adamuz

La Cantina-lxfactory

5 / 29

La Cantina-lxfactory

Hay muchos lugares para comer y la oferta es amplia; pero, sin duda, La Cantina es una de las referencias esenciales. Buena cocina portuguesa, pero con aire fresco e innovador. La decoración es peculiar y ocupa lo que fue el antiguo comedor usado por los trabajadores de las fábricas.

Foto: José Alejandro Adamuz

Lisboa. Lisboa, la ciudad de Fernando Pessoa

6 / 29

Lisboa, la ciudad de Fernando Pessoa

Decir Lisboa, como mínimo, es decir fado, tranvías, y, también, Fernando Pessoa. La figura del poeta universal ha quedado ligada a la ciudad como la de pocos escritores. Lisboa, una de las ciudades más literarias del mundo, cuida de la memoria del creador de los heterónimos, enterrado en el maravilloso claustro del Monasterio de los Jerónimos.

Foto: José Alejandro Adamuz

Pessoa en flagrante delito. Fernando Pessoa en "flagrante delito"

7 / 29

Fernando Pessoa en "flagrante delito"

Fernando Pessoa nació en Lisboa el 13 de junio de 1988. Pero con ocho años emigró junto a su madre y padrastro a Sudáfrica. El joven escritor volvió diez años después para no volver a salir nunca de Lisboa. Vivió en diversas direcciones, caminó todas las calles, llegó a escribir una guía, y visitó, en su afición al alcohol, numerosas tascas –en la fotografía, una de las pocas imágenes del escritor, en la barra, en, como él mismo escribió en una dedicatoria en el reverso de la fotografía, situación de “flagrante delito”. Su patria fue el portugués, dijo, y su ciudad, Lisboa. Ahora, viaja a Madrid de la mano del Museo Reina Sofía. 

Foto: Museo Reina Sofía

Fundación mítica de LIsboa

8 / 29

Fundación mítica de LIsboa

La capital de Portugal fue fundada por los fenicios. Aunque no según la leyenda, que convierte Lisboa en griega. Según la mitología griega, Ulises fundó la ciudad tras su vuelta de la guerra de Troya. De hecho, los griegos conocían Lisboa como Olissipo. La leyenda cuenta que cuando Ulises partió de nuevo, Orphiussa, que estaba enamorada del héroe, enfureció de tal forma que furiosa sacudió la tierra formando las siete colinas de la ciudad.

Foto: Gtres

Lisboa. Lisboa es fado

9 / 29

Lisboa es fado

Se viaja a la capital de Portugal sabiendo que la melancolía y la nostalgia nos invadirán. Y a pesar de ello, o precisamente por ello, viajamos a Lisboa. Porque tampoco hay nada malo en sentir un poco de “saudade”; no al menos, si se hace en una ciudad tan luminosa como Lisboa y se hace escuchando fado. El fado es el género musical portugués más conocido en el mundo. Es la expresión popular de la frustración y de la tristeza y también de lo cotidiano. Hay que pasear por el barrio de Alfama, visitar el Museo del Fado, subir y bajar por las calles empedradas sin perder de vista el Castelo de San Jorge, ver la ropa tendida en los balcones y contemplar los mosaicos, para sentir el fado desde dentro. Para escucharlo en vivo hay una gran cantidad de casas de fado que podrás visitar.

Foto: Gtres

Estación Oriente, Lisboa

10 / 29

Estación Oriente, Lisboa

Inaugurada para la Expo del 98, la estación de Oriente es la más importante de la capital lusa. Situada en el Parque de las Naciones, su estructura se caracteriza por su moderna cubierta que se asemeja a una catedral de cristal, o un enorme palmeral de acero. El recinto incluye una estación de metro y una zona comercial. 

Foto: Nuno Morão

elbosco2. La lucha entre el bien y el mal

11 / 29

La lucha entre el bien y el mal

Tríptico de las tentaciones de san Antonio Abad (c. 1500-1505), óleo sobre tabla del Bosco. El tema de las tentaciones de san Antonio refleja la lucha entre el bien y el mal, entre Cristo y Satanás.

Foto: Museu Nacional de Arte Antiga, Lisboa / Museo Nacional del Prado

Feira da Ladra. Feira da Ladra, Lisboa

12 / 29

Feira da Ladra, Lisboa

Un mercado de pulgas a la más antigua usanza es el de Feira da Ladra (el mercado de la ladrona) que ocupa el Parque de Santa Clara, en el barrio de Alfama de Lisboa. Abre los martes y los sábados y la mejor forma de llegar es en el histórico y traqueteante tranvía 28.

Lisboa

13 / 29

Lisboa

La capital lusa cuenta con cinco líneas de tranvía, aunque son la 28 y la 15 las más atractivas para conocer los barrios históricos de la ciudad. Alfama, Bairro Alto, Chiado… el traqueteante tranvía 28 sube por las pronunciadas cuestas, se detiene en los mejores miradores y permite que el viajero se empape de la esencia de Lisboa. Para llegar a Belém hay que tomar la línea 15 que, aunque más moderna, no deja de ser pintoresca.

Gtres

Lisboa

14 / 29

Lisboa

La capital lusa está delimitada por siete colinas y presenta desniveles geográficos importantes que propician que haya un buen puñado de miradores. Los de Santa Lucía y Portas do Sol, ambos en Alfama, son los más famosos y los que deparan las mejores vistas de la ciudad, con el río Tajo de fondo y el laberinto de callejuelas extendiéndose por las laderas de la colina. El tranvía 28 asciende por ellas hasta los dos miradores.

Turismo de Lisboa 

Gtres

Acueducto de las Aguas Libres, Lisboa

15 / 29

Acueducto de las Aguas Libres, Lisboa

Acueducto de las Aguas Libres, Lisboa. Portugal. Se levanta sobre el valle de Alcántara y es una de las infraestructuras más bonitas de la ciudad. Data del siglo XVIII  y su canal principal mide 19 kilómetros, aunque la longitud total, incluyendo los canales secundarios, es de 58. La parte más conocida del acueducto son los 35 arcos sobre el valle de Alcántara, el más alto de los cuales mide 65 metros de altura.

Gtres

Lisboa

16 / 29

Lisboa

En el café restaurante Martinho da Arcada se sigue palpando la esencia del gran poeta portugués Fernando Pessoa; en la terraza exterior una estatua de bronce recuerda las largas tertulias que se celebraron entre las paredes del local. Lisboa es también el escenario maravilloso de la novela de Antonio Tabucchi, Sostiene Pereira, tan bellamente filmada en cine y protagonizada por Marcello Mastroianni. La visita a la Fundación Saramago, con una exposición acerca de la vida y novelas de José Saramago, que incluye manuscritos y primeras ediciones, es imprescindible.

Gtres

HEMIS 1972661. Lisboa. Pasteis de Belem

17 / 29

Lisboa. Pasteis de Belem

Lisboa. Deliciosos bocados de hojaldre, nata y crema, espolvoreados con azúcar y canela, ideales para acompañar un café a media tarde. Para probar los auténticos iremos hasta Belem, en las afueras de la ciudad donde la Antiga Confeitaria de Belém elabora a diario miles de pastelillos desde el año 1837. Recubierta de azulejos del siglo XVIII y con un agradable café, al fondo tiene un obrador «secreto» en el que se guarda la esencia de la receta. También podemos deleitarnos con los «pasteis» en el corazón de Lisboa. Dos templos: la Pastelaria Versailles, suntuosa, histórica (1922) y repleta de delicias, y la Confeitaria Nacional, en la praça da Figueira, todo un clásico para golosos desde 1829.

Gtres

178151204. Alfama

18 / 29

Alfama

Vista del Panteón desde la iglesia de San Vicente, en el barrio de Alfama.

GETTY IMAGES

AWL POR6668. Barrio Alto

19 / 29

Barrio Alto

El Elevador de Bica sube la cuesta del Barrio Alto.

CARLOS SANCHEZ PEREYRA / AWL IMAGES

AWL PT01273. Largo do Carmo

20 / 29

Largo do Carmo

Una fuente o chafariz del siglo XVIII ocupa el centro de esta plaza, situada frente al convento del Carmo, una obra gótica sin techo desde el terremoto de 1755.

NEIL FARRIN / AWL IMAGES

AWL PT01221. Cafés y fado en el Chiado

21 / 29

Cafés y fado en el Chiado

Es el barrio de los intelectuales, donde Fernando Pessoa y otros poetas charlaban tardes enteras.

MICHELE FALZONE / AWL IMAGES

ZT3-2111642. La Catedral lisboeta

22 / 29

La Catedral lisboeta

La sobria fachada románica aparece en un giro de la calle que sube por el barrio de Alfama hasta el Castillo.

KAROL KOZLOWSKI / AGE FOTOSTOCK

77769794. Barrio Alto

23 / 29

Barrio Alto

Las calles de este distrito suben por una colina situada justo enfrente del Castillo de São Jorge y el barrio de Alfama.

S. RACCANELLO / FOTOTECA 9 X 12

AWL POR6628AW. Alfama

24 / 29

Alfama

El mirador de Santa Lucía se asoma sobre los tejados rojos de Alfama que descienden hasta alcanzar el río Tajo.

F. LACOBELLI / AWL IMAGES

AWL POR7216AW. Convento de los Jerónimos

25 / 29

Convento de los Jerónimos

La obra cumbre del barroco manuelino, del siglo XVI, se edificó con los impuestos sobre las especias.

MAURICIO ABREU / AWL IMAGES

N32-1235576. Iconos

26 / 29

Iconos

Los azulejos, el Monumento a los Descubrimientos y los pasteles de Belém son un sello de la identidad lisboeta.

AGE FOTOSTOCK

FCR-300808. Torre de Belém

27 / 29

Torre de Belém

Declarada Patrimonio de la Humanidad, fue erigida entre 1515 y 1519 para defender la ciudad desde el río.

CHRIS WARREN / FOTOTECA 9 X 12

AWL POR6639. Avenida de Brasilia

28 / 29

Avenida de Brasilia

El paseo desde la Torre de Belém pasa junto al Monumento a los Descubrimientos (1960).

CARLOS SANCHEZ PEREYRA / AWL IMAGES

VNG 175 LISBOA-3. Los rincones más especiales

29 / 29

Los rincones más especiales

1 Castillo de São Jorge. El mejor mirador de la capital.
2 Alfama. Hay que pararse en la Catedral y el Teatro romano.
3 Baixa. La animación se halla en torno a la plaza del Rossio.
4 Barrio Alto. La iglesia del Carmo y el barrio de Chiado, con cafés modernistas, son sus mayores atractivos.
5 Belém. El monasterio de los Jerónimos y la Torre de Belém.

Mapa: BLAUSET

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?