África

1 / 435
Emociones en paracaídas

1 / 435

Emociones en paracaídas

Sólo los más valiente son capaces de subir en un avión hasta las nubes a más de 190 km/h y saltar. Estos es lo que ofrece la mayoría de las regiones de Sudáfrica, verlas a vuelo de pájaro con un paracaídas acompañado en tándem de un instructor o, si se tiene experiencia, sólo a 3.600 metros de altura. La Montaña de la Mesa desde Ciudad del Cabo o el Parque Kruger nunca volverán a ser iguales cuando se ven desde lo más alto.

Foto: Turismo de Sudáfrica

Por los aires en globo aerostático

2 / 435

Por los aires en globo aerostático

Una de las mejores maneras de recorrer el cielo, el de Sudáfrica y cualquier otro, es el globo aerostático. Desde él se pueden ver templos, volcanes, planicies, montañas… desde una perspectiva única. En el país africano, en Free State se puede sobrevolar el cráter de Vredfort, el impacto de meteorito más grande de la Tierra con 300 km de diámetro. Este impacto data de hace 2.000 millones de años, siendo el segundo más antiguo del planeta.

Otra de las zonas que se puede ver desde un globo es la ciudad de Clarens, la “Joya del Estado Libre del Este” por ser el lugar donde Paul Kruger pasó sus últimos días. También es interesante para sobrevolar en globo el desierto del Kalahari, las llanuras de Mpumalanga, las montañas de Drakensberg, los huertos subtropicales y el río Sabi, las reservas privadas de Limpopo junto al Parque Nacional Kruger o los numerosos viñedos en Western Cape, entre otros.

Foto: Turismo de Sudáfrica

Parapente desde la cima de las montañas

3 / 435

Parapente desde la cima de las montañas

Algunas de las mejores vistas de Sudáfrica se encuentran en la cima de las montañas. La región de Western Cape cuenta con más de 60 sitios desde donde despegar el vuelo con la ayuda de con la fuerza del viento. Una de las más llamativas es la que ofrece Lion's Head, en Ciudad del Cabo, desde donde se puede ver toda la urbe bajo los pies, así como el azul del océano y el verde del Parque Nacional Table Mountain.

Foto: Turismo de Sudáfrica

piscina-del-diablo-Zambia. Nadando en el abismo

4 / 435

Nadando en el abismo

La que probablemente es la piscina natural más peligrosa del mundo lleva por nombre la “Piscina del Diablo”. Ubicada en el río Zambeze, en la cima de la Cataratas Victoria, una de sus paredes limita directamente con un abismo de más 100 metros de altura, por lo que un traspiés puede hacer que al bañista caiga por una de las cataratas más impresionantes del mundo. El baño en la "Piscina del Diablo" solo está permitido durante la época seca, de septiembre a diciembre, pues durante la época de lluvias, la corriente de agua es demasiado fuerte y abundante.

Foto: AgeFotostock

Serengueti, Tanzania

5 / 435

Serengueti, Tanzania

Cada mes de mayo, el Serengueti es el protagonista de uno de los más impresionantes espectáculos de la naturaleza: la Gran Migración. Millones de ñus, gacelas, cebras y otros herbívoros inician un largo viaje hacia la reserva natural de Masái Mara. Las mejores vistas del corazón indómito de África las obtenemos desde arriba.

Foto: AgeFotostock

Masái Mara, Kenia

6 / 435

Masái Mara, Kenia

El espectáculo de la Gran Migración también se puede contemplar desde la sabana de la reserva natural de Masái Mara, a principios de otoño. Durante los meses de verano, desde al aire se puede observar cómo van llegando los animales y cómo la sabana se llena de vida. Este es uno de los planes más espectaculares que hacer en Kenia.

Foto: AgeFotostock

Africaenvenenada1. Leones envenenados

7 / 435

Leones envenenados

Uno de los tres leones de la manada Marsh de Kenya muertos en 2015 tras comer los despojos de una vaca que habían sido rociados con carbosulfán, un insecticida, por pastores masáis. Los leones habían matado varias reses.

Foto: Charlie Hamilton James

Church Tree. "Church Tree"

8 / 435

"Church Tree"

Fotografía ganadora del segundo premio en la categoría: Trees

Esta foto fue tomada cerca del Parque Nacional Amboseli en el sur de Kenia, en una zona donde vive la famosa tribu Masai de Kenia. En el lado izquierdo del árbol encontramos una pequeña casa cercada por una pared de ramas de acacia ensambladas.

Maasailand, Kenia,

Fotografía tomada un iPhone 7
 

Foto: Brian Grasso / iPhone Photography Awards 2018

Islas Bazaruto - Mozambique. Islas Bazaruto

9 / 435

Islas Bazaruto

Este edén de playas de arena blanca y arrecifes de coral se localiza en el sur de Mozambique. 

 

Joel Segal

Beira - Mozambique. Beira

10 / 435

Beira

La playa de Ponta Gea congrega cada tarde un alegre bullicio de niños, jóvenes y adultos que juegan y charlan frente al mar.

 

Thomas Cockrem / AGE Fotostock

Islas Quirimbas - Mozambique. Islas Quirimbas

11 / 435

Islas Quirimbas

De las 31 islas de este archipiélago del norte de Mozambique, las de Ibo, Medjumbe y Matemo forman parte de un parque nacional que incluye islotes y arrecifes de coral. En la imagen, uno de los dos pueblos de la isla de Matemo.

 

Oliver Gerhard / AGE Fotostock

Gorongosa - Mozambique. Parque Nacional Gorongosa

12 / 435

Parque Nacional Gorongosa

El lago Urema contrasta con el resto de hábitats del parque nacional Gorongosa, en el extremo sur de la Gran Falla del Rift. 

 

Nature Picture Library / AGE Fotostock

Inhambane - Mozambique. Bahía de Inhambane

13 / 435

Bahía de Inhambane

Una red de pasarelas cruzan las marismas y manglares de esta bahía del sur de Mozambique.

 

Eric Lafforgue / AGE Fotostock

Islas Bazaruto Mozambique. Islas Bazaruto

14 / 435

Islas Bazaruto

Las dunas crean un paisaje onírico en este archipiélago situado frente a la costa de Inhambane. Lo componen cinco islas.

 

Jody Macdonald / Getty Images

Nampula - Mozambique. Nampula

15 / 435

Nampula

Esta provincia del interior de Mozambique alberga moles de roca calcárea que emergen entre los campos de cultivo. 

 

Svetlana Arapova / Shutterstock

piscina-del-diablo-Zambia. La piscina del diablo (Zambia)

16 / 435

La piscina del diablo (Zambia)

¿Te atreverías a bañarte aquí? Ya solo el nombre tira para atrás… Esta piscina se forma en el río Zambeze, justo en el borde de las mismísimas Cataratas Victoria. Para llegar a la piscina, hay que cruzar el río, algo que se hace siempre con un guía y únicamente en temporada seca. Un baño de vértigo que raya la imprudencia. Sobre todo, si pensamos que en cualquier momento puede venir una crecida del río.

Foto: AgeFotostock

Adansonia Grandidieri

17 / 435

Adansonia Grandidieri

Foto: AgePhotoStock

Gambia

18 / 435

Gambia

El país de la sonrisa y en el que, tal y como dicen sus propios habitantes, “no pasa nada”. Y te lo dicen en varios idiomas, para que te sientas como en casa. Gambia es una antigua ex colonia británica que fue delimitada a cañonazos por los colonos. Es pequeño en superficie pero con una increíble naturaleza y fauna. A riegos de parecer un tópico, lo mejor es su gente: los locales ven al turista como un invitado. Si te pierdes, te ayudarán; si necesitas cualquier cosa, moverán tierra y mar para conseguírtelo.

Foto: AgeFotostock

Pais Bassari Andjel Senegal. País Bassari

19 / 435

País Bassari

Las chozas de tejado cónico y muros de adobe son tradicionales en el País Bassari, una región del oeste. En la fotografía, la aldea de Andjel.

 

Javier Blanquer

Isla Goree Senegal. Isla Gorée

20 / 435

Isla Gorée

A 3 km de Dakar, la pequeña isla de Gorée guarda el recuerdo de sus años como colonia francesa, con coloridos edificios del siglo XVIII. La isla fue un centro de trata de esclavos en el pasado.

 

Patrick Petitjean / 500 Px

Mujer Peul Senegal. Mujer peul

21 / 435

Mujer peul

Después de los wólof, los peul son la etnia mayoritaria en Senegal. Son pastores nómadas que habitan la région del Ferlo, en el nordeste del país.

 

Arnaud Späni

Lago rosa Senegal. Lago Rosa

22 / 435

Lago Rosa

Barcas varadas en la orilla de la isla de Retba, a pocos metros de montículos de sal extraída del lecho lacustre.

 

Dmitry Leonov

baobabs Senegal. Baobabs

23 / 435

Baobabs

Los baobabs crecen en las praderas del interior del país. Este árbol mítico en el continente africano es el símbolo de Senegal. Todo en él se aprovecha, desde la madera del tronco hasta las hojas, los frutos y las semillas. 

 

Fototeca 9x12

Niokolo Koba Senegal. Parque Nacional Niokolo Koba

24 / 435

Parque Nacional Niokolo Koba

Este parque nacional del sudeste de Senegal es uno de los últimos refugios de vida salvaje de África occidental. Dentro de sus límites viven los animales más representativos del continente: leones, leopardos, hipopótamos, cocodrilos, búfalos, antílopes y más de 300 especies de aves.

 

Klublu / Dreamstime

Chimpance Dindefelo Senegal. Santuario de chimpancés

25 / 435

Santuario de chimpancés

La fundación Jane Goodall tiene en Dindefelo un centro dedicado al estudio de la biodiversidad del África occidental y, en especial, al chimpancé.

 

Mint Frans Lanting / AGE Fotostock

Pais Bassari Senegal. Cultura animista

26 / 435

Cultura animista

Senegal es uno de los países africanos que más posibilidades ofrecen de presenciar ceremonias ancestrales, arraigadas a la tierra y de origen anterior a la llegada del cristianismo y del islam.

 

AGE Fotostock

playa region Sine Saloum Senegal. Delta del Saloum

27 / 435

Delta del Saloum

El viaje en barco entre Dakar y Casamance discurre en paralelo a largas playas y deltas de ríos colosales. En la imagen, un baobab cerca del delta del Saloum.

 

Hemis / AWL Images

Cascada de Dindefelo Senegal. Cascada de Dindefelo

28 / 435

Cascada de Dindefelo

El nombre de este salto de agua de 80 m de altura significa «al pie de la montaña» en lengua peul, en alusión a su nacimiento en el cercano monte Dande. Se halla en el País Bassari. 

Kumakonda

Ceibas gigantes Senegal. Ceibas gigantes

29 / 435

Ceibas gigantes

En las montañas del sudeste de Senegal las ceibas (Ceiba pentandra) pueden alcanzar 15 m de circunferencia y 23 m de altura.

 

Danita Delimont / AWL Images

Aldea Senegal. Turismo responsable

30 / 435

Turismo responsable

En Senegal existen varios proyectos turísticos que ofrecen dormir en albergues o incluso en cabañas y convivir con los habitantes del País Bassari, compartir su comida y presenciar las fiestas de iniciación o de invocación de los antepasados.

 

AGE Fotostock

Camaleon. El camaleón pantera mostrando su colorido

31 / 435

El camaleón pantera mostrando su colorido

El camaleón pantera (Furcifer pardalis) es el mayor reptil de su especie: hasta 55 centímetros los machos, 35 las hembras. El animal habita en Madagascar, entre la espesura de las selvas del nordeste de la isla.

Shutterstock

País Dogón

32 / 435

País Dogón

En la abrupta falla de Bandiagara, de más de 150 kilómetros de longitud y 300 metros de altura, que se encuentra en la región central de Malí, se asienta este pueblo de creencias mágicas. Sus viviendas, situadas en las oquedades de las paredes puntiagudas y rojizas del acantilado, están comunicadas por vertiginosos senderos que unen pueblos y descubren un maravilloso entorno natural con vistas al inmenso Sahel.

Foto: AgeFotostock

Parque Nacional Tsingy de Bemaraha, Madagascar

33 / 435

Parque Nacional Tsingy de Bemaraha, Madagascar

Foto: Gtres

Marathon des Sables

34 / 435

Marathon des Sables

Fotografía finalista en la categoría: Sports

Corredores en el Maratón de Sables -Maratón de las Arenas- en el Desierto del Sahara, Marruecos.

Foto: Erik Sampers / World Press Photo 2018

Dead Valley, Namibia

35 / 435

Dead Valley, Namibia

Fotografía de la serie ganadora del gran premio: Mobile Photographer of the Year 2018

Foto: Nan Deng / Mobile Photography Awards 2018 / Mobile Photography Awards 2018

Woman in Namibia

36 / 435

Woman in Namibia

Fotografía de la serie ganadora del gran premio: Mobile Photographer of the Year 2018

Foto: Nan Deng / Mobile Photography Awards 2018

Erg Chebbi, Marruecos

37 / 435

Erg Chebbi, Marruecos

Imagina recorrer en camello las altas dunas, dormir en el desierto rodeado de kilómetros y kilómetros de silencio y bajo las estrellas. Imagina despertar y ver cómo con el sol la fina arena se va tiñendo de colores. En algunos lugares, las dunas del desierto de Erg Chebbi alcanzan hasta 150 metros de altura. Forma parte del Sáhara y se extiende desde Marruecos hasta Argelia. De forma sorprendente, en los inviernos lluviosos se forman algunos lagos en los que se concentran diferentes especies de aves migratorias.

Foto: Gtres

Avenida de los Baobabs, Madagascar web. Avenida de los Baobabs, Madagascar

38 / 435

Avenida de los Baobabs, Madagascar

Antoine de Saint-Exupéry no viajó a Madagascar; pero al ver este paisaje de baobabs, uno no puede dejar de pensar en el asteroide B612, el hogar del principito. Este paraje, entre Morondava y Belon’i Tsiribihina, en la región de Menabe, se conoce como “La avenida de los baobabs” porque concentra una treintena de ejemplares de este asombroso árbol que es, junto a los lémures, símbolo de Madagascar. Los baobabs son árboles que pueden llegar a más de ochocientos años de edad y alcanzan alturas de treinta metros.  

Foto: AP

Cráter del Ngorongorweb. Cráter de Ngorongoro, Tanzania

39 / 435

Cráter de Ngorongoro, Tanzania

Tal vez estemos antes lo más parecido al edén. Este lugar en Tanzania es uno de los espacios naturales más importantes, e imponentes, de todo África. Una fauna única y los rastros de los primeros humanos se mezclan en un lugar increíble. La zona de conservación de Ngorongoro es un espacio protegido con una extensión de 8.288 km², al oeste de la ciudad de Arusha, en las tierras altas volcánicas de Tanzania. El cráter de Ngorongoro y la garganta de Oldupai no sólo tienen una gran importancia medioambiental (es el hábitat para elefantes, leones, leopardos, búfalos y rinocerontes...), sino que son uno de los escenarios principales en la investigación de la evolución de la especie humana.

Foto: Gtres

Cataratas Victoriaweb. Cataratas Victoria,  Zambia y Zimbabwe

40 / 435

Cataratas Victoria, Zambia y Zimbabwe

La Unesco incluyó a las Cataratas Victoria entre los lugares Patrimonio de la Humanidad en 1989. Un parque nacional en el lado de Zambia y otro en el de Zimbabue velan por su protección. Cuando el viajero se aproxima al Parque Nacional de Mosi-oa-Tunya, en Zambia, o, bien, al Parque Nacional de las Cataratas Victoria en Zimbabuea, comprende por qué Mosi-oa-Tunya (“el humo que truena”) es el nombre local con el que se conocen estas cataratas: un ensordecedor rumor llena el ambiente. Es el mismo ruido que sorprendió a David Livingstone cuando las alcanzó en 1855 y las bautizó con el nombre actual. 

Foto: Gtres

Seychelles web. Archipiélago de las Seychelles

41 / 435

Archipiélago de las Seychelles

Es probable que si imaginas alguna isla paradisíaca se asemeje mucho a algunas de las islas que forman el archipiélago de la República de las Seychelles. Un grupo de 115 islas en el océano Índico que parecen un tesoro. Aquí se encuentra la playa más fotografiada del mundo, la Source d'Argent. Su clima perfecto, que oscila entre los 24 y 32ºC, sus aguas turquesas y cristalinas, la fauna y flora, hacen de este lugar uno de los destinos más prestigiosos del mundo.

Foto: Gtres

Namibia - sand dunes in Sossusvlei web. Parque Nacional Namib-Naukluft, en Namibia

42 / 435

Parque Nacional Namib-Naukluft, en Namibia

Que un desierto tenga fama de ser el más antiguo del mundo, dice mucho de lo especial del lugar. Así ocurre con el desierto de Namibia, que se calcula ya existía hace unos 65 millones de años. Todo él es asombroso; pero la zona más conocida es en la que se encuentran las lagunas desecadas. Allí es tan intensa la deshidratación que los pocos árboles del lugar se fueron petrificando y se convirtieron en fantasmagóricas sombras.

Foto: Gtres

Kilimanjaro web. Monte Kilimanjaro, Tanzania

43 / 435

Monte Kilimanjaro, Tanzania

Uno de los lugares míticos de África. La montaña, de la que escribió Ernest Hemingway, está situada en el noreste de Tanzania. Formada por tres volcanes inactivos, es el punto más elevado del continente. Además, el Kilimanjaro es conocido por sus famosos campos de hielo en la cumbre que se están reduciendo de forma drástica desde principios del siglo XX y lo convierten en uno de esos paisajes que ya nunca volveremos a ver igual. El monte y las selvas circundantes constituyen el Parque Nacional del Kilimanjaro, Patrimonio de la Humanidad desde 1987, que es el hábitat de muchas especies amenazadas de extinción. 

Foto: Gtres

Primavera en West Coast National Park cerca de Ciudad del Cabo web. Primavera en la provincia Cabo Occidental de Sudáfrica

44 / 435

Primavera en la provincia Cabo Occidental de Sudáfrica

Este paisaje es asombroso. Y más entre agosto y septiembre, que es cuando acontece esta espléndida floración que convierte la provincia de El Cabo Occidental, en Sudáfrica, en una impresionante alfombra natural. Uno de los mejores lugares para observar este espectáculo es en el West Coast National Park, a unos 90 kilómetros de la capital, Ciudad del Cabo. En el corazón del parque, hay una laguna de origen prehistórico. 

Foto: Gtres

Reserva Nacional Masai Mara web. Reserva Nacional Masai Mara, Kenia

45 / 435

Reserva Nacional Masai Mara, Kenia

Si hay un parque nacional en África que destaque sobre todos es este, el de la Reserva Nacional Masai Mara, en la región del Serengueti. Si duda, un imprescindible de Kenia. Tiene este nombre porque la legendaria tribu masái habita la zona y por el río Mara, que lo cruza. La mayor parte del territorio es sabana en la que puntualmente aparecen acacias salpicando el horizonte. La fauna tiende a concentrarse en la zona occidental del valle, donde el acceso al agua es más fácil. Es fácil ver a los “Cinco Grandes”: el león, leopardo, elefante, el búfalo africano y el rinoceronte negro. También se puede ver otros animales como el hipopótamo o la hiena manchada. 

Foto: Gtres

Selva de Ruanda web. El hogar de los gorilas en la niebla

46 / 435

El hogar de los gorilas en la niebla

Una basta zona geográfica, entre Uganda, Ruanda y la República del Congo, sigue siendo el hábitat de los últimos gorilas: un espectacular entorno selvático de senderos apenas abiertos por la mano del hombre. Fue la zoóloga estadounidense Dian Fossey, en los años 60, la pionera que logró romper con los prejuicios que existían alrededor de esta especie amenazada por la extinción de la mano de los cazadores furtivos. Para verlos en libertad, hay que ir al Parque Nacional de los Volcanes, en Ruanda, o al Parque Nacional de la Selva Impenetrable de Bwindi, en el suroeste de Uganda.

Foto: Gtres

Lago Nakuro, Kenia web. Lago Nakuru, Kenia

47 / 435

Lago Nakuru, Kenia

El Lago Nakuru, declarado como Parque Nacional de Kenia en 1968, es un santuario para las aves. En especial, para los flamencos que ocupan la orilla atraídos por las algas: miles de ellos de un precioso color rosado que forman uno de los espectáculos naturales más bellos de África. Al lago también llegan rinocerontes y centenares de búfalos, jirafas, gacelas…  

Foto: AP

Delta del Okavango, Botsuana web. Delta del Okavango, Botsuana

48 / 435

Delta del Okavango, Botsuana

El delta del Okavango es uno de los ecosistemas más asombrosos del planeta. En sentido estricto no es un delta fluvial ya que el río no desemboca en el mar. En realidad, deberíamos hablar de un cono de deyección que se produce en el lugar donde el río Okavango alcanza una llanura sin salida fluvial a ningún océano, quedando la zona inundada durante las crecidas. Sea como fuera, esta extensa superficie (entre 15.000 km2 y 22.000 Km2) es el hábitat de miles de especies. Aquí se encuentra una población de leones nadadores, forzados por las crecidas a zambullirse para poder cazar en el territorio.

Foto: AP

Bemaraha, Madagascar web.  Parque Nacional Tsingy de Bemaraha, Madagascar

49 / 435

Parque Nacional Tsingy de Bemaraha, Madagascar

La naturaleza es caprichosa. Sobre todo cuando a las formaciones rocosas les da por hacer esculturas, como ocurre con esta espectacular formación kárstica, en el Parque Nacional Tsingy de Bemaraha, en Madagascar. Dos conjuntos destacados: el Gran Tsingy y el pequeño Tsingy, donde la disolución de la caliza ha originado un laberinto natural casi impenetrable de torres afiladas y estrechas cuevas. El parque nacional es uno de los lugares Patrimonio de la Humanidad

Foto: Gtres

El Nilo, Egyto web. El Nilo, Egipto

50 / 435

El Nilo, Egipto

Más que un simple río, casi una divinidad que otorga la vida. Con una extensión que supera los 6.800 kilómetros de longitud, el Nilo es el mayor río del continente africano. Sin él, la civilización de Egipto no habría existido. El curso alto del río dio algunos de los episodios más apasionantes en la historia de las expediciones africanas. El explorador británico John Hanning Speke fue el primer occidental en alcanzar las fuentes del Nilo, una zona que se le resistió al mismísimo David Livingstone. Finalmente, fue el galés Henry Morton Stanley quien confirmó la veracidad del descubrimiento de Speke al circunnavegar el lago Victoria. De paso, le dio tiempo de protagonizar uno de los saludos más famosos de la historia: “El doctor Livingstone, ¿supongo?”, fue lo que dijo al encontrarse enfermo al mítico aventurero en su campamento a la orilla del lago Tanganica.

Foto: Gtres

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?