XE, la nueva variante del COVID-19 que preocupa a la OMS

En un momento en el que las restricciones empiezan a desaparecer, la OMS acaba de advertir de la aparición de una nueva variante de Ómicron que ha sido bautizada como XE y que creen que podría convertirse en la más contagiosa de la historia.

Imagen del virus del COVID.

Foto: iStock

07 de abril de 2022, 10:25 | Actualizado a

Tras dos años marcados por la pandemia causada por el virus conocido como COVID-19, con restricciones, advertencias y llamadas a la responsabilidad por parte de las autoridades sanitarias, muchos países (entre ellos España) van camino de dar los últimos pasos hacia la normalidad absoluta. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS)acaba de advertir que la pandemia que sigue activa y que está lejos de haber terminado. De hecho, el descenso de los contagios y de la presión hospitalaria ha llevado a rebajar, y en algunos casos a eliminar, casi todas las restricciones y el camino hacia la normalidad empieza a recorrerse con la llamada “gripalización” de la enfermedad. Pero la OMS acaba de avisar de la aparición de una nueva cepa de COVID-19 conocida como XE, que podría ser un diez por ciento más transmisible que la subvariante BA.2 de Ómicron (la denominada Ómicron silenciosa), la más contagiosa conocida hasta ahora y que es la predominante en España a día de hoy.

XE, una variante pendiente de análisis

Un informe oficial publicado el pasado 29 de marzo informa de que la variante XE había sido detectada por primera vez en el Reino Unido el 19 de enero. Susan Hopkins, asesora médica jefe de la Agencia de Seguridad Sanitaria (HSA) británica, ha explicado que aún no existen evidencias suficientes para extraer conclusiones acerca de su transmisibilidad, gravedad o la eficacia que puedan tener frente a ella las actuales vacunas empleadas contra el COVID-19. Por su parte, los epidemiólogos del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos no están monitorizando la variante XE, que a día de hoy todavía no ha sido calificada como “variante de interés” o “variante preocupante”. No obstante, la OMS también especifica que el seguimiento de las posibles nuevas mutaciones debe continuar mientras sea necesario.

Los epidemiólogos del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos no están monitorizando la variante XE, que a día de hoy todavía no ha sido calificada como “variante de interés” o “variante preocupante”.

Célula humana rodeada por el virus.

Foto: NiaidPlanet Pix via Zuma Press Cordon Press

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido, ha explicado que “en todo caso, XE pertenece a la variante Ómicron hasta que se puedan señalar diferencias significativas en la transmisión y las características de la enfermedad, incluida la gravedad". Por su parte, la OMS vigila otra variante descubierta principalmente en Francia, Dinamarca y Bélgica conocida como XD, la cual es un híbrido de las variantes Delta y Ómicron. Según la institución tampoco han aparecido nuevas pruebas que indiquen que la XD esté asociada a una mayor transmisibilidad o que la enfermedad que provoque sea más grave. La OMS ha asegurado que sigue muy de cerca su evolución y está evaluando los riesgos para la salud pública asociados a todas las variantes recombinantes, de la misma manera que se hace con cualquier otra variante emergente del COVID-19, y ofrecerá actualizaciones a medida de que vaya disponiendo de más pruebas.

Un coronavirus ya arrasó Asia hace 25.000 años

Más información

Un coronavirus ya arrasó Asia hace 25.000 años