Un virus revivido después de pasar casi 50.000 años congelado es capaz de infectar de nuevo

Los científicos descubrieron que volvía a replicarse después de introducirlo en un cultivo de amebas vivas. Estos patógenos reanimados son una potencial amenaza para la salud pública, con lo que los científicos los estudian con detenimiento para minimizar riesgos.

Imagen de microscopio electrónico de un pandoravirus

Imagen de microscopio electrónico de un pandoravirus

Fuente: Chantal Abergel/Jean-Michel Claverie/ Correlative light electron microscopy of giant viruses with the SECOM system.

Una cuarta parte del hemisferio norte está sustentada por suelo permanentemente congelado conocido como permafrost. Pero, a medida que avanza el calentamiento global, grandes extensiones de este suelo se están derritiendo, liberando material que ha estado atrapado en su interior durante siglos, o incluso milenios. Esto incluye una gran cantidad de microorganismos que han permanecido inactivos durante mucho tiempo.

Para estudiar estos nuevos agentes infecciosos que afloran del hielo, un equipo de investigadores dirigido por el microbiólogo Jean-Marie Alempic, del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia, ha revivido varios de estos "virus zombis" del permafrost siberiano. Para lograrlo, han usado cultivos de amebas unicelulares vivas, gracias a lo cual el equipo demostró que los virus aún tenían el potencial de ser patógenos infecciosos.

El virus congelado ha logrado regresar a un estado capaz de infectar a otros organismos

Concretamente, se han realizado análisis preliminares de 13 nuevos virus aislados de 7 muestras diferentes de permafrost siberiano antiguo extraídos del río Lena y de Kamchatka. Entre los virus revividos había uno que se estima que tiene unos 48.500 años, una edad récord para un virus congelado que ha logrado regresar a un estado capaz de infectar de nuevo a otros organismos. A este último se le ha dado el nombre Pandoravirus yedoma y es lo suficientemente grande para ser visible con un microscopio óptico. Los investigadores también han logrado recuperar tres nuevos virus de una muestra de heces de mamut congeladas, de 27.000 años de antigüedad, así como dos nuevos virus del contenido estomacal congelado de un lobo siberiano.

Patrón de grietas en el permafrost en el Ártico

Patrón de grietas en el permafrost en el Ártico

Foto: Creative Commons
El deshielo hace que salgan a la luz antiguos virus en el Tíbet

Más información

El deshielo hace que salgan a la luz antiguos virus en el Tíbet

Peligro latente

Los científicos han hecho hincapié en la necesidad de llevar a cabo más investigaciones sobre los virus capaces de infectar eucariotas (organismos con células que tienen un núcleo) así como plantas y animales, incluidos los seres humanos. Porque, si bien queda por evaluar cuán infecciosos serán estos agentes patógenos una vez se expongan a la luz, el calor y el oxígeno, muchos de los virus que están descubriéndose son completamente desconocidos para nosotros.

Las vacunas del futuro

Más información

Las vacunas del futuro