El 20 de abril será recordado por SpaceX y su fundador, Elon Musk, por ser el día en que Starship, el cohete totalmente reutilizable más alto y más potente de la historia, consiguió alzar el vuelo. Sin embargo, el intento ha tenido un final agridulce: la nave ha explotado pocos minutos después de su despegue. 

El motivo de la explosión se relaciona con un fallo en el sistema de separación de las dos etapas del cohete al que hoy hemos visto despegar: un cohete propulsor Super Heavy de 70 metros y Starship, la nave espacial, que tiene una altura de 40 pisos.

La nave ha logrado superar la primera etapa a pesar de que 6 de sus 33 motores se han apagado tras el despegue, pero en la segunda etapa las mordazas de unión, encargadas de provocar una fuerza centrífuga que separe el cohete de la nave, no se han abierto.

Aunque para algunos la operación ha sido un fracaso, Musk ha transmitido a través de sus redes sociales su satisfacción con este segundo intento: "Enhorabuena al equipo de SpaceX por este emocionante lanzamiento de prueba". Además, ha comunicado su intención de volver a realizar la operación en unos meses.

El pasado lunes 17 de abril se llevó a cabo su primer intento de lanzamiento, que concluyó 40 segundos antes del despegue por un fallo en la válvula de presurización. Es decir, el cohete no consiguió salir de la base. Es por esto que hoy se han hecho comprobaciones exhaustivas previas que han mejorado el resultado de la operación. 

Por el momento se desconoce una fecha exacta para la realización de un próximo intento. Si bien el lanzamiento definitivo hacia Marte está previsto para 2026 (las ventanas de lanzamiento para misiones al planeta rojo son cada 26 meses), el período de pruebas de Starship podría provocar un retraso en la misión final.

El propio Elon Musk fue el primero en apaciguar las expectativas sobre el lanzamiento, prediciendo que tenía un 50% de probabilidades de fracasar. No obstante, cientos de personas se han reunido en los alrededores de la base de SpaceX, en Boca Chica (Texas), para seguir de cerca una misión que, en efecto, marca un antes y un después en la carrera espacial liderada por Estados Unidos.

¿en qué consiste la misión del STARSHIP?

El objetivo de SpaceX es poner una Starship en órbita y luego reabastecerse con otra Starship, para que pueda continuar su viaje hacia otros planetas. De este modo, el propósito de esta misión se dividiría en los siguientes puntos:

  1. Despegar de la Tierra y alcanzar la órbita en una etapa, mientras la otra nave (el vehículo de lanzamiento) regresa a la plataforma de lanzamiento para su posible reutilización.

  2. Abastecerse de combustible en órbita.

  3. Emprender viajes de larga distancia, como el que va desde la órbita terrestre hasta Marte.

  4. Aterrizar en Marte.

  5. Reabastecerse de combustible en Marte (utilizando dióxido de carbono y agua).

  6. Despegar de Marte y salir de su órbita para regresar a la Tierra.

Por su parte, La NASA también está trabajando en su propio cohete para Marte, el Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS). El objetivo de la agencia espacial es llevar a los astronautas a la órbita lunar para noviembre de 2024.

Más Sobre...
espacio Marte