El Spinosaurus se alimentaba como un pájaro pescador, no como un reptil acuático

Un estudio reciente ha analizado detalladamente la anatomía del Spinosaurus y ha puesto en duda el modelo de comportamiento propuesto hasta la fecha. Según los científicos, este dinosaurio carnívoro se habría comportado más como un pájaro pescador que como los reptiles acuáticos como los cocodrilos.

Ilustración de Spinosaurus

Ilustración de Spinosaurus

Foto: iStock / LindaMarieB

26 de enero de 2021, 15:01 | Actualizado a

El comportamiento del Spinosaurus, un dinosaurio que vivió a mediados del periodo Cretácico (hace entre 112 y 93 millones de años, aproximadamente), ha traído de cabeza a los científicos desde su descubrimiento en Egipto en la década de 1910. Su fisonomía parecida a la de los reptiles acuáticos y su enorme tamaño han hecho que durante décadas se le considerase un temible depredador anfibio que perseguía activamente a sus presas. Sin embargo, un estudio reciente y detallado de esa misma anatomía parece sugerir un patrón de alimentación muy distinto y más parecido al de las aves pescadoras como las garzas o las cigüeñas.

El estudio, realizado por la Universidad Queen Mary de Londres (QMUL) y la Universidad de Maryland (UMD) y publicado en la revista Paleontologia Electronica, ha analizado en detalle la anatomía de este dinosaurio y ha llegado a la conclusión de que no habría sido adecuada para un cazador-perseguidor acuático. Entre otros factores, los investigadores destacan que su gran tamaño -alrededor de 15 metros- y la escasez de músculos en la cola son contradictorios con el comportamiento de un depredador acuático como la nutria o el león marino, que debe ser rápido y versátil para capturar a sus presas.

El doctor David W.E. Hone de la QMUL, autor principal del estudio, compara su comportamiento con el de los reptiles acuáticos actuales: “Los cocodrilos son excelentes en el agua comparados con los animales terrestres, pero no están especializados para la vida acuática y no son capaces de perseguir activamente a los peces. Si el Spinosaurus tenía aún menos músculos en la cola y era menos eficiente, es difícil pensar que estos dinosaurios podían perseguir peces de un modo que los cocodrilos no pueden”. El doctor Hone señala que “las evidencias ciertamente indican que el Spinosaurus se alimentaba en parte o incluso mayoritariamente en el agua, probablemente más que cualquier otro gran dinosaurio. Pero esto no es lo mismo que decir que era un nadador rápido capaz de perseguir a presas acuáticas”.

El estudio apunta a que el Spinosaurus no cazaba como un depredador acuático ni como un cocodrilo, sino de forma similar a las aves pescadoras.

PESCADORES RIBEREÑOS

En contraposición al modelo de “predador perseguidor”, los autores contraponen el de un “predador vadeador”, que según el estudio, “es enteramente consistente con los datos disponibles”. Esta hipótesis considera al Spinosaurus como un animal semi-acuático que vivía en hábitats ribereños y se alimentaba de forma parecida a las aves pescadoras como las garzas o las cigüeñas, “cazando peces y otras presas acuáticas en la orilla o en aguas más profundas, pero también capturando presas terrestres y ocasionalmente rapiñando”.

Los investigadores no consideran probable un comportamiento parecido al de los reptiles acuáticos del orden de los crocodilios -cocodrilos, caimanes y gaviales- ya que, al contrario que estos, el Spinosaurus carecía de fosas nasales y órbitas oculares elevadas, que permiten a estos animales ver y respirar mientras se ocultan bajo el agua. Esto también habría limitado su capacidad de acercarse sigilosamente y capturar presas mayores, como hacen estos. En cambio, apuntan que su anatomía le habría permitido desplazarse por el agua entre diversos lugares de caza.

Tom Holtz de la UMD, coautor del estudio, afirma que “el Spinosaurus era un animal extraño incluso para los estándares de un dinosaurio y no se parece a ningún ser vivo actual, así que tratar de entender su ecología siempre será difícil. Intentamos usar las evidencias de las que disponemos para aproximarnos lo más posible a su modo de vida”.

Mister Big, en busca del Spinosaurus

Más información

Mister Big, en busca del Spinosaurus