SPF, el significado del factor de protección solar de las cremas

Llegan los días de calor, playa y sol; mucho sol. Para protegerse de la radiación ultravioleta la mayoría de la gente utiliza cremas pero, ¿qué significa la graduación que aparece en el bote? ¿Cuánta crema hay que echarse para estar seguros frente a los rayos solares?

Foto: iStock

La incidencia del cáncer de piel ha aumentado en las últimas décadas, tanto los melanomas como lo no melanomas. Según datos de la Organización Mundial de la Salud, en la actualidad, cada año se producen entre 2 y 3 millones de casos de cáncer de los primeros y 132.000 de los segundos a nivel mundial.

Uno de cada tres cánceres diagnosticados en el mundo es un cáncer de piel y, de acuerdo con las estadísticas de la Skin Cancer Foundation, solo en Estados Unidos se calcula que una de cada cinco personas desarrollarán algún tipo de cáncer de piel a lo largo de su vida. De hecho, la incidencia global de estos tipos de cáncer continúa aumentando, y uno de los principales factores que predisponen al desarrollo del mismo parece estar relacionados con la exposición recreativa al sol y el historial de quemaduras solares de cada persona.

Falsos mitos sobre alimentación y cáncer

Más información

Falsos mitos sobre alimentación y cáncer

Para protegerse del sol, uno de los métodos más efectivos es la aplicación de crema protectora. Sin embargo, cada piel es distinta y cada persona debe utilizar uno u otro tipo de producto en función de su sensibilidad. ¿Cómo funcionan estas cremas? ¿Cuál es la protección adecuada en función de cada tipo de piel?

El Factor de Protección Solar SPF

Para evitar problemas en la piel es importante conocer qué es el Factor de Protección Solar (FPS o SPF) que aparece en los botes de las cremas. Esencialmente este valor, este factor actúa multiplicando el tiempo al que la piel puede estar expuesta al sol. Pero claro, este tiempo depende también del tipo de piel de cada persona. Según la clasificación ideada en 1975 por Thomas B. Fitzpatrick dermatólogo de la Universidad de Harvard, existen 6 clases diferentes en base a su tonalidad, facilidad para quemarse y capacidad para broncearse. Es lo que se conoce como el fototipo.

Por ejemplo, las pieles más claras de fototipo tipo I, pueden resistir al sol sin quemarse unos 10 minutos. Así pues, una crema con un factor de protección solar 30, multiplicará por 30 el tiempo que una persona con ese tipo de piel puede estar expuesta al sol. Es decir, si una persona con este tipo de piel, una vez aplicada la crema, podría estar al sol durante unos 300 minutos sin quemarse. Una piel del tipo 2 puede resistir 20 minutos al sol sin quemarse por lo que, al aplicar una crema de 50 FPS, puede estar expuesta al sol durante 1.000 minutos sin quemarse.

Los dermatólogos recomiendan aplicar unos 2 mililitros de crema protectora por cada 2 centímetros cuadrados de piel

Esta es la teoría, pero existen diversos factores que disminuyen la eficacia de la protección de las cremas, como la sudoración, el contacto con el agua y con la arena de la playa, o el efecto de la fricción con la ropa. Por ello, según indican los especialistas, es necesario aplicar crema sobre la piel en intervalos más cortos de tiempo: al menos cada dos horas.

¿Cuánta crema solar y cuándo hay que echársela?

También es importante controlar la cantidad de crema que se aplica sobre la piel. Según los dermatólogos, se deben aplicar unos 2 mililitros de crema por cada 2 centímetros cuadrados de piel.

Además, otro factor importante a tener en cuenta es cuándo se debe echar la protección solar. Según los especialistas hay que aplicarse la crema 30 minutos antes de la exposición al sol, pues los filtros solares han de ser absorbidos por las capas más profundas de nuestra piel para que el efecto de la crema sea completo.

El sol es agradable, y a todo el mundo le gusta lucir un bonito bronceado de piel, pero también puede ser muy peligroso. Tomar las precauciones necesarias ya no es una cuestión de estar moreno o blanco, sino que se trata de un serio problema de salud pública.

Razas, la faz cambiante de Estados Unidos

Más información

Razas, la faz cambiante de Estados Unidos

26

Fotografías

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?