Recuerdos negativos: un camino hacia la depresión

Las manifestaciones físicas de los recuerdos negativos podrían ser la base de los síntomas cognitivos de la depresión. La inhibición de estas manifestaciones podría ser una vía futura de tratamiento

Las manifestaciones físicas de los recuerdos negativos en el hipocampo podrían ser la base de los síntomas cognitivos de la depresión, según una investigación en ratones publicada recientemente en la revista especializada JNeurosci. El artículo titulado Negative memory engrams in the hippocampus enhance the susceptibility to chronic social defeat stress y liderado por científícos del Instituto Canadiense para la Investigación de la Salud, sostiene que la inhibición de estas manifestaciones podría ser una ruta futura de tratamiento.

Los secretos del sueño

Más información

Los secretos del sueño

15

Fotografías

Se cree que los grupos de neuronas que se activan después de una experiencia son la representación física de la memoria. Estos grupos de neuronas son los conocidos como engramas, que formados en el hipocampo podrían estar involucrados en la depresión, y que se caracterizan por una gestión deficiente de recuerdos positivos y un mayor recuerdo de recuerdos negativos.

Cerebros adictos a los malos recuerdos

Los engramas son una especie de marcas cerebrales asociadas a la experiencia y los recuerdos que se producen en el cerebro a partir de nuestras vivencias, y que se encuentran vinculados a la activación de las posteriores respuestas, ya sean conscientes o inconscientes. Estas respuestas se reproducirán como consecuencia de un estimulo futuro. Es decir, se trata de una especie de circuito cerebral que puede activarse ante la percepción de cierta información o situación.

Las células del emgrama se correlacionaron con el nivel de comportamiento de evitación social.

En un modelo de depresión con ratones, Tak Pan Wong y sus colegas del Centro de Investigación del Hospital Douglas etiquetaron los engramas que se formaron después de que los ratones experimentaron estrés social y examinaron su comportamiento de evitación social posterior. Aunque todos los ratones experimentaron el mismo factor estresante, sin embargo solo algunos mostraron comportamientos de depresión, lo que indica en ellos una predisposición a desarrollar depresión.

Más naturaleza, menos locos

Más información

Más naturaleza, menos locos

Los ratones propensos a la depresión mostraron mayores concentraciones de células del engrama en comparación con los ratones menos susceptibles, y la densidad de las células se correlacionó con el nivel de comportamiento de evitación social. La activación de las células del engrama aumentó el comportamiento de evitación social mientras que la supresión de las células lo disminuyó, lo que sugiere un papel en los síntomas cognitivos de la depresión

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?