La pandemia que nos quita el sueño

Los científicos han explicado por qué muchas personas tienen sueños más vívidos, más extraños e incluso pesadillas durante la pandemia. El distanciamiento social y los cambios de hábitos tienen mucho que ver. Incluso han comprobado que en estos días mucha gente experimenta pesadillas en línea con los síntomas del trastorno por estrés postraumático.

La pandemia de coronavirus ha provocado que mucha gente tenga pesadillas.

La pandemia de coronavirus ha provocado que mucha gente tenga pesadillas.

Foto: iStock

La pandemia de coronavirus ha provocado que mucha gente tenga pesadillas.

Ronald Reagan se detuvo junto a la acera en un elegante automóvil negro, bajó la ventanilla tintada y llamó a Lance Weller, autor de la novela Wilderness, para que se uniera a él. El presidente, fallecido hace años, escoltó a Weller a una tienda de cómics con todos los títulos que este siempre había querido, pero antes de que pudiera hacer una compra, Reagan sacó la billetera y salió por la puerta.

Por supuesto, Weller estaba soñando. Es una de las muchas personas en todo el mundo, incluidas más de 600 que figuran en un solo estudio, que dicen experimentar en los últimos días un nuevo fenómeno: los sueños de la pandemia de coronavirus. Nuevo relativamente, pues la ciencia siempre ha sugerido que el contenido y las emociones de los sueños están conectados con el bienestar que experimentamos mientras estamos despiertos.

Los científicos siempre ha sugerido que el contenido de los sueños están conectados con el bienestar que experimentamos mientras estamos despiertos.

Extraños sueños durante el confinamiento

Los sueños extraños cargados de simbolismo permiten a algunas personas superar recuerdos intensos o momentos de estrés psicológicos cotidianos dentro de la seguridad de su subconsciente. Las pesadillas, sin embargo, pueden ser signos de alerta de ansiedades que de otra manera no percibiríamos mientras estamos despiertos.

Con cientos de millones de personas confinadas en sus hogares durante la pandemia de coronavirus, algunos expertos en sueños creen que la desaparición de nuestros entornos habituales y nuestros estímulos diarios ha dejado a muchas personas con una escasez de "inspiración", algo que obliga a nuestras mentes subconscientes a recurrir más a historias de nuestro pasado.

En el caso de Weller, su larga obsesión con los cómics se unió a su constante consumo de noticias de contenido político en en Twitter para inventar una escena surrealista que interpretó como una reflexión sobre las ansiedades económicas que sufre el planeta.

Algunos investigadores apuntan que la desaparición de nuestros estímulos diarios provoca una escasez de "inspiración" lo que nos obliga a recurrir más a historias de nuestro pasado.


Al menos cinco equipos de investigación de instituciones de varios países están recogiendo ejemplos como el de Weller, y uno de sus hallazgos hasta ahora es que los sueños pandémicos están siendo influenciados por el estrés, el aislamiento y los cambios en los patrones de sueño, un torbellino de emociones negativas que los separó de los sueños normales. "Normalmente usamos la fase REM de los sueños para manejar emociones intensas, particularmente emociones negativas", dice Patrick McNamara, profesor asociado de neurología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston y experto en sueños. "Obviamente, esta pandemia está produciendo mucho estrés y ansiedad".

¿Pueden borrarse los recuerdos traumáticos?

Más información

¿Pueden borrarse los recuerdos traumáticos?


Epicentro del viaje

Durante nuestros estados de sueño, el estrés nos provoca en el cerebro algo parecido a un 'viaje'. Según McNamara, las señales y reacciones neurobiológicas que producen los sueños son similares a las provocadas por las drogas psicodélicas. Los psicodélicos activan los receptores nerviosos llamados serotonina 5-HT2A, que luego apagan una parte del cerebro llamada corteza prefrontal dorsal. El resultado se conoce como "desinhibición emocional", un estado en el que las emociones inundan la conciencia, especialmente durante la etapa REM del sueño. Aunque estos procesos ocurren todas las noches, la mayoría de las personas generalmente no recuerdan esos 'viajes'.

Vivir la pandemia del coronavirus podría estar cambiando debido a un mayor aislamiento y estrés, influyendo en el contenido de los sueños y permitiendo que algunas personas recuerden más esas experiencias oníricas. Por un lado, la ansiedad y la falta de actividad disminuyen la calidad del sueño. Los despertares frecuentes, también llamados parasomnias, están asociados con un mayor recuerdo de los sueños. Además, las emociones latentes y los recuerdos del día anterior también pueden influir en el contenido de los sueños y la respuesta emocional de uno dentro del sueño mismo.

Un estudio ha demostrado que mucha gente experimenta pesadillas en línea con los síntomas del trastorno por estrés postraumático.


Según un estudio en curso que el Centro de Investigación de Neurociencia de Lyon inició en marzo, la pandemia de coronavirus ha provocado un aumento del 35% en el recuerdo de los sueños entre los participantes, y los encuestados informaron un 15 por ciento más de sueños negativos de lo habitual. Un estudio promovido por la Asociación Italiana de Medicina del Sueño está analizando los sueños de los italianos confinados durante el brote. Muchos de los sujetos experimentan pesadillas y parasomnias en línea con los síntomas del trastorno por estrés postraumático.

"No es sorprendente que, hace algunos años, cuando estudiamos a los supervivientes del terremoto de L'Aquila en 2009, descubrimos que los trastornos del sueño y las pesadillas dependían estrictamente de la proximidad al epicentro", dice Luigi De Gennaro, profesor de psicología fisiológica en la Universidad. de Roma que está trabajando en el estudio italiano de coronavirus. "En otras palabras, el mapa sísmico superpuso en su mayoría el de los trastornos del sueño". Los resultados de la investigación en curso de De Gennaro y otros trabajos como el estudio de Lyon sugieren que las personas más cercanas a la amenaza de pandemia (trabajadores de la salud, aquellos que viven en epicentros y aquellos con familiares afectados) tienen más probabilidades de experimentar sueños influenciados por un brote.

¿Por qué necesitamos dormir? Las claves del sueño

Más información

La ciencia del sueño

15

Fotografías


Superando las pesadillas

Múltiples estudios han demostrado que nuestras actividades de vigilia crean una diapositiva de recuerdos que influyen en el contenido de nuestros sueños. Las emociones arrastradas durante el día pueden influir en lo que soñamos y cómo nos sentimos al respecto dentro del sueño mismo durante la noche. Por ello, al estar atrapados en esta cuarentena reducimos o restringimos las fuentes de todos esos recuerdos cotidinaos, limitando así el contenido de los sueños o provocando que el subconsciente busque recuerdos más profundos. Puede parecer obvio, pero los investigadores finlandeses han respaldado científicamente la noción de que la tranquilidad mental conduce a un "efecto de sueño positivo", en el que las personas que sueñan se sienten bien con lo que sucede en su mundo onírico.

La ansiedad, por el contrario, está relacionada con el "afecto negativo del sueño", según muestran los datos, lo que resulta en sueños que son atemorizantes o perturbadores. Deirdre Barrett, profesor asistente de psicología en la Universidad de Harvard y autor de The Comittee of Sleep, ha recopilado y analizado los sueños de los supervivientes de eventos traumáticos, incluidos los ataques del World Trade Center del 11 de septiembre. Barrett descubrió que los sueños en los que las personas procesan traumas tienden a seguir dos patrones: o bien hacen referencia directa o recrean una versión del evento traumático, o bien tienen fantásticos, con elementos simbólicos que representan el trauma.

En los sueños hay gente que asocia el miedo al virus con un elemento metafórico, como insectos, zombis, desastres naturales, figuras sombrías, monstruos o francotiradores.

En la última muestra de sueños de coronavirus que Barret comenzó a recopilar en marzo, algunos participantes informaron que soñaban que habían contraído el virus o se estaban muriendo. En otro conjunto de sueños, los participantes reemplazaron el miedo al virus con un elemento metafórico, como insectos, zombis, desastres naturales, figuras sombrías, monstruos o francotiradores. "Excepto por los [sueños de] los trabajadores de la salud, no vemos imágenes visuales vívidas de personas que luchan por respirar en el ventilador", dice Barrett. "El virus es invisible, y creo que es por eso que se transforma en tantas cosas diferentes".

El poder medicinal de la marihuana

Más información

El poder medicinal de la marihuana

15

Fotografías

Sueños comunes durante la pandemia

A pesar de su variedad, lo único que muchos sueños de pandemia tienen en común es lo extraño que les parece a quienes participan en los estudios. "Puede ser uno de los mecanismos utilizados por el cerebro dormido para inducir la regulación emocional", dice Perrine Ruby, investigadora del Centro de Investigación de Neurociencia de Lyon. Para aquellos que experimentan "pesadillas de coronavirus", existen pruebas de que las llamadas "técnicas de dominio de los sueños" pueden aliviar su sufrimiento.

Las conocidas como "técnicas de dominio de los sueños" pueden aliviar el sufrimiento de algunas personas.

Cuando Barrett trabaja con pacientes para "escribir" sus propios sueños, a menudo pregunta cómo quieren que sean de distintas sus pesadillas. Después de que un paciente descubre cómo se redirecciona su sueño, puede escribirlo y ensayarlo antes de acostarse.

Estas secuencias de guiones van desde soluciones más mundanas, como combatir a los atacantes, hasta escenarios más "oníricos", como reducir el tamaño del atacante al tamaño de una hormiga. Para aquellos que buscan obtener algo de control sobre los malos sueños, centrarse en lo "extraño" puede ayudar, dice Ruby, investigador de Lyon. "Cambiar el contexto (las leyes de la física, etc.) puede cambiar la perspectiva [y] proponer otro ángulo, un cambio en la comprensión que puede ayudar a cambiar o minimizar la emoción".

Tres opciones prometedoras contra el coronavirus

Más información

3 antivirales contra el coronavirus

Compártelo