Nanollamaradas magnéticas: los secretos de la corona solar

El hallazgo de leves pero constantes y numerosas explosiones magnéticas en el Sol ha puesto a los científicos sobre la pista de cómo se produce el fenómeno del calentamiento coronal: uno de los misterios sin explicación sobre nuestra estrella

Corona solar durante un eclipse

Corona solar durante un eclipse

Foto: ESO/P. Horálek/Solar Wind Sherpas project

Corona solar durante un eclipse

Pese a ser el Sol es el motor de la vida en la Tierra, y para los seres humanos objeto de fascinación y estudio desde hace cientos de años, resulta irónico que algo que ha nacido para dar luz siga escondiendo a la sombra multitud de secretos.

Nuestro Sol es una estrella de tipo G cuya superficie se encuentra a unos 5500 ºC de temperatura. Sin embargo, por contraintuitivo que pueda resultar, sobre esta superficie podemos hallar una capa de gas a una temperatura de casi 2.000.000 ºC, es decir, ¡300 veces más caliente que su superficie! Se trata de la atmósfera o corona solar, y es la capa que podemos observar durante un eclipse de sol total.

El mecanismo que eleva la temperatura de la corona del Sol hasta esta -nunca mejor dicho- cifra astronómica, había sido hasta la fecha uno de los enigmas más desafiantes sobre nuestra estrella. Sin embargo ahora, un reciente estudio llevado a cabo por científicos de Instituto Tata para la Investigación Fundamental -TIFR por sus siglas en inglés- titulado First Radio Evidence for Impulsive Heating Contribution to the Quiet Solar Corona y publicado en la revista The Astrophysical Journal Letters acaba de hallar uno de los mecanismos clave que podrían explicar dicho fenómeno.

SOHO: 20 años explicando los secretos del Sol

Más información

SOHO: 20 años explicando los secretos del Sol

El secreto podría encontrarse en los campos magnéticos del Sol. Según postulaba la teoría, una forma eficiente de extraer esta energía de los campos magnéticos se produciría a través de numerosas y pequeñas pero constantes explosiones que tienen lugar a lo largo de toda su superficie. De forma individual, estas explosiones se presentarían demasiado débiles como para provocar una elevación significativa en la temperatura de la corona solar, no obstante, colectivamente, deberían actuar como un mecanismo muy efectivo.

Hasta el momento estas "microexplosiones" habían sido objeto fallido de búsqueda a partir de la detección rayos X o luz ultravioleta, por lo que los astrónomos concluyeron que de existir tales pertubaciones, habrían de ser demasiado débiles para ser detectadas incluso por los mejores instrumentos disponibles en la actualidad. Los científicos también hipotetizaban que estas explosiones podían dar luhar a pequeños flashes de ondas de radio, sin embargo, de la misma manera, hasta el momento los investigadores carecían de telescopios lo suficiente sensibles como para detectarlos.

La corona solar en colores

Más información

La corona solar en colores

Ahora el trabajo dirigido Surajit Mondal investigador en el TIFR y el Centro Nacional de Radio Astrofísica de la India, acaba de informar de la primera detección de estos flashes. El equipo de Mondal descubrió pequeños destellos de ondas de radio en toda la superficie del Sol; explosiones magnéticas a pequeña escaña cuya existencia podría explicar antiguo enigma del calentamiento coronal.

Por el momento todo son hipótesis, pero los científicos creen haber descubierto que la energía adicional que calienta la corona debe provenir de los campos magnéticos del Sol, aunque aún desconozcan exactamente el modo en que se produce el fenómeno.

Murchison Widefield Array

Murchison Widefield Array

Foto: MWA Collaboration and Curtin University

"Si este descubrimiento ha sido posible, ha sido gracias a llevar al límite los instrumentos de uno de los radiotelescopios del Murchison Widefield Array -MWA-, situado en Australia, para sacar su máximo partido" explica Divya Oberoi, también del NCRA y coautor del estudio. El MWA consta de 128 de estos telescopios, denominados baldosas, distribuidos en un diámetro de unos 5 kilómetros. "De hecho los destellos de radio que hemos descubierto son extremadamente débiles; 100 veces más sutiles que las explosiones más débiles detectadas hasta la fecha" continua el investigador, a lo que Mondal añade que "lo que hace que esto sea realmente emocionante es que estos destellos están presentes en todas partes en el Sol y en todo momento, incluso en las regiones de campos magnéticos débiles, las llamadas "regiones silenciosas del Sol".

"Estos destellos son omnipresentes en el Sol, incluso en las regiones de campos magnéticos débiles llamadas"regiones silenciosas"

"Con este trabajo, tenemos la evidencia más clara hasta la fecha de estas pequeñas explosiones, originalmente denominadas "nanoflares" o "nanollamaradas" por la teoría del laureado astrofísico solar Eugene Norman Parker", comenta por su parte el doctor Atul Mohan del Centro Rosseland de Física Solar, en Noruega, "Solo que han resultado ser más de 1.000 veces más débiles que su predicción y nos llevó mucho tiempo encontrarlos", añade. “Nuestras estimaciones preliminares sugieren que estas nanollamaradas magnéticas deberían tener colectivamente suficiente energía para calentar la corona, que es exactamente lo que se necesita para resolver el problema del calentamiento coronal", sentencia, indicando a su vez el camino que tomarán en investigaciones futuras.

Compártelo