El Mundial de Qatar 2022 lo ganará Brasil, según la Inteligencia Artificial

Según un sistema de Inteligencia Artificial de la Universidad de Innsbruck, Brasil es la gran favorita a conseguir ganar el mundial de fútbol que se celebra en Catar hasta el 18 de diciembre, seguida por Argentina, Países Bajos, Alemania y Francia. España ocuparía el sexto lugar, con algo más del 7% de probabilidades éxito. El estudio no solo recopila información sobre los combinados nacionales, también incorpora datos socioeconómicos de cada país.

Estadística al servicio del fútbol

Estadística al servicio del fútbol

Ilustración: Istock

El polémico Mundial de Qatar 2022 atrae estos días la atención de cientos de millones de personas. Pero, más allá de las pasiones que despierta el deporte rey, en realidad el fútbol es cada vez más previsible, tal y como apuntan las conclusiones de estudios relacionados con la competición. Además de despertar pasiones, este deporte es también un campo de pruebas de distintas disciplinas científicas, como la sociología o la estadística. En análisis exhaustivo de todos esos datos aportan previsibilidad, aunque restan atractivo a la magia del deporte.

El año pasado, un estudio de la Universidad de Oxford concluyó que el deporte que más pasiones ha levantado se ha convertido en una competición cada vez menos atractiva y más predecible. Los investigadores partieron del análisis de los datos de las 11 mayores ligas del mundo y concluyeron que la competición se estaba volviendo cada vez más previsible a favor de los clubes más ricos, que ganaban con mayor frecuencia.

Brasil, la gran favorita en Catar

A una conclusión similar han llegado recientemente científicos de la Universidad de Innsbruck, en Austria, quienes han predicho quién ganará el mundial ayudado por un sistema de inteligencia artificial (IA). Como era de esperar, no hay grandes sorpresas. Después de realizar 100.000 simulaciones de todos los partidos previstos, concluyeron que Brasil -conjunto que más veces ha ganado el campeonato- es también el equipo con mayor probabilidad de éxito. A Brasil le siguen otras selecciones con varios campeonatos en su palmarés, como Argentina (11,2%), Países Bajos (9,7%), Alemania (9,2%) y Francia, el último ganador, con un 9,1% de probabilidad. La selección española no entra entre las favoritas, con tan solo un 7.5% de probabilidades de éxito.

A pesar de la previsibilidad de los resultados, la inteligencia artificial no solo tuvo en cuenta el número de campeonatos ganados por los combinados nacionales, sino que, además, analizó un conjunto de modelos estadísticos estructurales, como el número de jugadores presentes en competiciones deportivas como la Champions League o los datos del mercado de apuestas, además de factores socioeconómicos del país de origen, como la población o el producto interior bruto.

Un modelo fue capaz de predecir correctamente la final de la Eurocopa en 2008, así como a la campeona del mundo y de Europa, España, en 2010 y 2012.

Por supuesto, el torneo no está ni mucho menos predeterminado, lo que se refleja en la probabilidad de que los mejores equipos ganen, aunque sea comparativamente muy baja. "Está en la propia naturaleza de los pronósticos que también pueden ser incorrectos; de lo contrario, los torneos de fútbol serían muy aburridos- explica Andreas Groll, investigador de la Universidad Técnica de Dortmund, uno de los responsables del proyecto, quien recuerda que una probabilidad de ganar del 15% también implica una probabilidad del 85% de no ganar".

Sin embargo, cabría decir que hasta ahora las predicciones han tenido bastante éxito. Por ejemplo, el modelo del investigador Achim Zeileis, basado en las probabilidades ajustadas de las casas de apuestas, fue capaz de predecir correctamente la final de la Eurocopa en 2008, así como a la campeona del mundo y de Europa, España, en 2010 y 2012.

Un campeonato inédito

Pero en esta ocasión, el sistema de inteligencia artificial se enfrenta a retos distintos, y es que en esta edición la Copa del Mundo de fútbol tuvo que posponerse a los meses de invierno debido a las altísimas temperaturas que alcanza Catar en verano, cuando se suele celebrar este campeonato. "Además de los problemas éticos ampliamente discutidos de este Mundial, esto también plantea cuestiones deportivas muy críticas: En los meses de invierno, todas las grandes ligas de fútbol de Europa y América del Sur tienen que interrumpir su calendario habitual de partidos para adaptarse al torneo. Esto da a las selecciones nacionales menos tiempo para prepararse y a los jugadores menos tiempo para recuperarse antes y después del Mundial. Además, las condiciones climáticas extremas aumentan el riesgo de lesiones", explica Achim Zeileis, involucrado en el estudio, lo que ofrece una desventaja a aquellos equipos con muchos jugadores en ligas internacionales. "Todos estos factores hacen que sea más difícil predecir cómo resultará el torneo, ya que las variables que resultaron ser muy significativas en anteriores Mundiales pueden no funcionar bien o funcionar de forma diferente". Y es que, sean como sean las predicciones, será el balón el encargado de dictar sentencia.